Mucho cuidado con "el abrazo cariñoso"

La Subdelegación del Gobierno advierte sobre el hurto del “abrazo cariñoso”, del que se comenzó a detectar casos a partir de los primeros meses del año, sobre todo en hospitales y centros sanitarios. Sus autores son miembros de clanes de itinerantes extranjeros originarios de Rumanía y de otros países de los Balcanes.  Casi sin excepción, el blanco seleccionado es el de una persona de avanzada edad que porte alguna cadena o pulsera de oro.

Los que han actuado en Ávila capital y localidades de la provincia proceden de otras ciudades, en las que se instalan en improvisados campamentos situados en las afueras. Desde allí, y desplazándose en coches, comienzan la búsqueda de potenciales objetivos de sus delitos merodeando por hospitales y otros centros sanitarios.


Acostumbran a cometer sus fechorías en grupo de tres o cuatro individuos;  habitualmente formado por un hombre y dos mujeres y, a veces de hasta algún niño.  Casi sin excepción, el blanco seleccionado es el de una persona de avanzada edad que porte alguna cadena o pulsera de oro.

 

 

Población vulnerable


El grupo de extranjeros elige siempre a este tipo de población vulnerable, dirigiéndose a ella de modo educado y humilde para pedirles información  sobre el centro sanitario más cercano, e incluso entablan alguna conversación porque dicen tener allí ingresado a un familiar. Este procedimiento no es más que una trapacería para establecer un mínimo de confianza con la persona mayor abordada. Tras esos instantes de duración variable, el grupo se muestra muy agradecido y comienza a darle abrazos y besos a quien le ha atendido amablemente. A veces, incluso quieren regalarle alguna baratija que colocan en el cuello o la muñeca. Durante los abrazos o en la obsequiosa demostración de afecto es cuando desvalijan a los ancianos con la suficiente habilidad para que no se percaten de ello hasta que llegan a casa y pasan varias horas, y hasta días, en que descubren la desaparición de lo que llevaban colgado en el cuello o en la muñeca.


En el transcurso de ese tiempo, el grupo de itinerantes extranjeros (rumanos y de otras zonas balcánicas) tiene oportunidad para marcharse hacia otras localidades.

 

Vigilancia policial  


Al tener conocimiento de estos hechos, tanto la Guardia Civil como la Policía Nacional han establecido una especial vigilancia sobre los lugares donde ya se han producido estos casos delictivos y otros en los que puede preverse algo similar.  También se ha acentuado el control sobre estos clanes en cuanto son detectados.


No obstante, desde la Subdelegación del Gobierno se ha creído oportuno dar a conocer la modalidad del “abrazo cariñoso” para que sea conocida por la población y, especialmente, por las personas mayores, que constituyen el objetivo de estos clanes.

 

Zonas de actuación


En Ávila capital, los delincuentes han actuado en siete ocasiones desde marzo a junio, teniendo su mayor incidencia en el mes de mayo, donde desvalijaron de sus pertenencias a tres ciudadanos de avanzada edad en una semana. Estos últimos casos se dieron en la Avenida Juan Carlos I, siendo esta reiteración lo que llevó a que fueran identificados un hombre y una mujer por parte de agentes de la Policía. También se han dado casos en las proximidades del Hospital Provincial y de la Clínica Santa Teresa.


En las zonas rurales, la Guardia civil tiene constancia de al menos 19 sucesos de esta índole, sobre todo en los siete primeros meses del año. Estos hurtos han tenido lugar en pueblos del valle Amblés y de la Moraña.