Mourinho, el experto en finales; Simeone quiere poner fin a 17 años de espera

Diego Pablo Simeone

El portugués sólo ha perdido una final de Copa en su carrera como primer técnico.

La final de la Copa del Rey, que medirá este viernes en el estadio Santiago Bernabéu al Real Madrid y al Atlético de Madrid, enfrentará en los banquillos a dos técnicos, José Mourinho y Diego Pablo Simeone, separados por experiencia en partidos de este tipo, pero bastante efectivos ambos.


Así, el entrenador de Setúbal vivirá su decimonovena final en su historia, con doce triunfos acumulados hasta el momento, mientras que el preparador argentino afrontará la tercera con el conjunto rojiblanco en busca de seguir con su pleno.

Mourinho empezó a disputar finales con el Oporto portugués, con el que perdió dos de las siete que disputó, conquistando la extinta Copa de la UEFA en 2003 (Celtic) y la Liga de Campeones al año siguiente (Mónaco), además de la Copa de Portugal de 2003 y dos Supecopas lusas (2003 y 2004).

En cambio, en el año 2003, el Milan le derrotó en la Supercopa de Europa y al año siguiente, el ex seleccionador español José Antonio Camacho se cruzó en su caminó con el Benfica y le arrebató la Copa de Portugal, en lo que ha sido curiosamente su único revés en un torneo copero.

Por otro lado, cuando desembarcó en el Chelsea inglés, ganó seis títulos y conquistó la 'Premier League' después de 50 años de sequía 'blue', perdiendo dos finales de las seis que disputó, ambas, 2006 y 2007, en la Community Shield, la Supercopa inglesa, ante el Liverpool y el Manchester United, respectivamente. 'The Special One' triunfó en dos Copas de la Liga (2005 y 2007), una FA Cup (2007) y una Community Shield (2005).

Al Inter de Milán le devolvió la gloria perdida en Europa con la Liga de Campeones que ganó en el Santiago Bernabéu en 2010 al Bayern de Múnich, temporada donde hizo el 'triplete' también con el 'Scudetto' y la Copa de Italia, al batir al AS Roma, mientras que su única final perdida fue en la Supercopa en el año 2009 ante el Lazio.

Finalmente, en el Real Madrid sólo ha podido disputar antes de la de mañana, una gran final (las Supercopas en España son a doble partido), la de la Copa del Rey de su primera campaña, en 2010-2011, con victoria por 1-0 en Mestalla ante el Valencia, con tanto en la prórroga de Cristiano Ronaldo.

LAS FINALES DE BUCAREST Y MÓNACO, AVALES DEL 'CHOLO'

Por su parte, su homólogo en el banquillo, Diego Pablo Simeone, siete años más joven, tiene menos experiencia como entrenador, aunque de momento ha demostrado bastante fiabilidad en lo que a finales se refiere, ganando las dos que ha disputado hasta el momento.

El 'Cholo' afrontó su primera gran cita hace casi un año en Bucarest, cuando jugó la final de la Europa League ante el Athletic Club de Bilbao de uno de sus 'maestros', su compatriota Marcelo Bielsa. El discípulo demostró sus dotes y preparó de forma magnífica el partido, que coronó al conjunto rojiblanco por un claro 3-0.

Casi tres meses y medio después, el listó se elevaba. En el Luis II de Mónaco, el Atlético se medía al campeón de Europa, el Chelsea inglés, y en otra demostración de eficacia y del poderío de Radamel Falcao, desarboló plenamente a los 'blues' con un sensacional triunfo por 1-4.

A todo ello hay que unir su presencia en grandes partidos como jugador, lo que le puede servir para motivar a los suyos. Simeone ha jugado dos finales de Copa América con Argentina, y también ganó en 1998 la Copa de la UEFA con el Inter de Milán. Además, fue una de las piezas claves del doblete de 1995-1996 del equipo madrileño, que desde entonces no ha vuelto a saborear ningún título a nivel nacional.