Morlán destaca el esfuerzo "obligado" que supondrá el corredor Atlántico en el ferrocarril de mercancías

El secretario de Estado de Planificación e Infraestructuras presenta los ejes prioritarios aprobados por la UE

El secretario de Estado de Planificación e Infraestructuras, Víctor Morlán, ha destacado el esfuerzo "obligado" que supondrá para España las inversiones de 11.699 millones de euros que se destinarán al corredor Atlántico que la Unión Europea ha incluido entre sus prioridades.

Morlán presentó esta "propuesta" de la Unión Europea, que aún tiene que pasar por el Parlamento Europeo y ser ratificado en el Consejo (en el segundo semestre de 2012), en la Delegación del Gobierno en Castilla y León, donde se dieron cita representantes de los empresarios, sindicatos, así como responsables políticos como el delegado del Gobierno, Miguel Alejo, o el consejero de Fomento, Antonio Silván.

Víctor Morlán desgranó lo que supone esta propuesta de la Comisión Europea sobre las redes transeuropeas que afectan a España, algo en lo que aseguró que se ha trabajado "mucho" y que supone el paso de una red "radial" a una "mallada" con una red global y otra básica, que tendrá que estar finalizada en 2030, pero que en España se espera tener lista en 2020.

El secretario de Estado recordó que esta propuesta, una vez aprobada, irá acompañada de un reglamento que supondrá el "obligado" cumplimiento de los países miembros, por lo que habrá que cumplir con lo que finalmente se decida el año que viene, sobre lo que pueden realizarse modificaciones en el Parlamento Europeo.

"No hay marcha atrás", dijo Morlán, quien añadió que este modelo marcará la política en materia de infraestructuras en los próximos 40 años, todo ello con los objetivos de perseguir una eficiencia económica, sostenibilidad ambiental y una red que cohesione todo el territorio.

Los principales esfuerzos se dirigirán al transporte ferroviario de mercancías, indicó el secretario de Estado, ya que los esfuerzos de los últimos 25 años han permitido que el esfuerzo necesario sea menor en las infraestructuras viarias y aeroportuarias.

ACCIONES PRIORITARIAS

De esta forma, se pretende invertir en las conexiones a los grandes nodos logísticos, plataformas intermodales, puertos y transformar toda la red ferroviaria a ancho internacional y una electrificación estandarizada frente al ancho ibérico, que provocaba dificultades de comunicación con Europa.

Víctor Morlán destacó la importancia de este corredor, que pasa por las comunidades de País Vasco, Castilla y León, Asturias, Cantabria y Galicia. "Un corredor de vital importancia", expresó, que permite comunicar el suroeste europeo con el norte.

Las principales inversiones, que los futuros gobiernos tendrán que concretar en los próximos años, se centrarán en las zonas logísticas "pactadas" con Castilla y León, en finalizar los grandes corredores ferroviarios y viarios, finalizar el corredor entre el País Vasco y la frontera lusa en Fuentes de Oñoro (Salamanca) o mejorar la calidad y estandarizar el corredor de mercancías en general.

En concreto, los 11.700 millones de inversiones previstas dentro de este eje se centrarán entre la frontera francesa y Valladolid (1.739 millones), Venta de Baños-León-Asturias (300), Olmedo-Ourense (2.500 millones), los accesos ferroviarios a puertos (1.450 millones) y los viarios (320) o la conexión viaria entre Lugo y Santiago de Compostela.

Además, se destinarán 3.770 millones de euros a la interoperabilidad en las líneas Madrid-Ávila-Valladolid; León-Ourense-Vigo; Medina del Campo-frontera portuguesa y Burgos-Bilbao-frontera francesa; y 1.020 millones a plataformas multimodales y accesos a grandes centros de producción.

Morlán insistió en que la financiación y la media de 7.000 millones anuales que se tendrán que invertir, tanto de carácter pública como mediante colaboración público-privada, se han calculado teniendo en cuenta las inversiones realizadas incluso en momentos de crisis como los actuales, aunque insistió en que serán los futuros gobiernos los que marquen las actuaciones a desarrollar.