Morirse en España cuesta diez veces el salario mínimo

Un entierro en España tiene un coste medio de unos 3.500 euros. La plataforma 'populetic' denuncia que el sector se aprovecha del estado anímico de la familia para aumentar los servicios.

Morirse en España puede costar hasta 10 veces el equivalente al Salario Mínimo Interprofesional. Así lo ha denunciado la plataforma social para consumidores populetic.com, después de analizar los costes de un entierro en las diferentes ciudades españolas.

 

Barcelona, con cerca de 6.500 euros, es la ciudad más cara, y multiplica por diez el SMI, fijado actualmente en 645,30 euros. Otras ciudades como Tarragona (5.300 euros de media) equivale a 8,2 mensualidades del SMI. Por otro lado, Cuenca (2.300) y Santa Cruz de Tenerife (2.400 euros) encabezan la lista de las ciudades españolas más económicas.

 

Populetic denuncia, especialmente, los procedimientos de buena parte del sector, ya que "aprovechan el pésimo momento anímico de la familia, que, desde luego, no está para negociar precios, para añadir a la factura una serie de servicios y productos como si fueran de obligatoria contratación y que al final del sepelio muchos no han sido utilizados", explica David Ciudad, fundador de la web. Tanatorios, ataúdes, coches de acompañamiento y flores son algunos de los muchos elementos que componen el 'pack' de defunción. El coste medio ronda los 3.500 euros aunque depende de la ciudad, de si se opta por la incineración o inhumación en nicho, de si se dispone o no de seguro, etc.

 

Pero, exactamente, ¿cómo se desglosa la factura? El tanatorio, por ejemplo, no suele bajar de los 600 euros aunque como en el resto de partidas dependerá de la ciudad y de los servicios que se quieran contratar de más. El precio medio del ataúd se sitúa alrededor de los 1000 euros y el alquiler de un nicho en el cementerio puede costar entre 1.000 y 3.000 euros en concesiones que pueden ir desde los 10 a los 50 años. Lo siguen los gastos de gestión (150 euros), las flores (250 euros) seguido por un largo etcétera.

 

Toda una vida pagando el entierro

 

Alrededor de 20 millones de personas tienen contratada una póliza Decesos (asistencia y pago del sepelio) en España. Esto supone que 6 de cada 10 funerales los gestiona una aseguradora, según fuentes de la patronal Unespa.

 

Populetic sostiene que estas compañías incurren con demasiada frecuencia en incumplimientos a través de matices, verdades a medias o cargos innecesarios. La plataforma recuerda que cuando se contrata una póliza se puede recibir el dinero en efectivo para pagar los costes del sepelio o dejar que la aseguradora se encargue de contratar todos los servicios. “Si la aseguradora presta todo el servicio, se debe recibir la parte sobrante del capital garantizado en la póliza. Algunas compañías intentan a menudo cambiar la devolución en efectivo por otros servicios que suelen ser innecesarios, como por ejemplo servicios de tanatopraxia o, simplemente, añadiendo más flores en los tanatorios”.