Montoro, al PSOE: "relajar el objetivo de déficit prolongaría la agonía de la crisis"

"Los socialistas tienen una responsabilidad, y es momento de apoyar, de hacer propuestas, de ofrecer alternativas", señalan desde el PSOE
El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha vuelto a pedir al Gobierno que reclame a Bruselas un relajamiento del objetivo de déficit para este año, a lo que el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, le ha replicado que tal medida "supondría prolongar la agonía de la crisis" sin solucionar los problemas de la economía española.

Durante el debate en el Congreso de la enmienda de totalidad presentada por los socialistas contra el proyecto de presupuestos generales del Estado (PGE) para 2012, Rubalcaba ha vuelto a pedir al Ejecutivo que pida la relajación de los objetivos de déficit, como ha hecho el primer ministro italiano, Mario Monti. "Y no ha pasado nada", ha indicado a Montoro, a quien ha recordado que los mercados también valoran la "sinceridad".

Sin embargo, el ministro ha vuelto a proclamar que a partir de ahora "no se consentirá que ningún gobierno de comunidad autónoma o corporación local incumpla los objetivos de déficit público", defendiendo que "relajarlos a lo único que conduce es a prolongar la agonía de la crisis, a más destrucción de puestos de trabajo y a poner en duda el propio proyecto del euro". "Y esa propuesta no debería expresarla ningún grupo político en la Cámara", ha indicado al resto de los grupos.

Votar a favor por "responsabilidad"
En este punto, el 'popular' ha apelado a la "responsabilidad" del resto de los grupos para que voten a favor de los presupuestos, recordando a los diputados que "la responsabilidad está no sólo en el banco azul (del Gobierno en el Congreso), sino en todos los escaños", especialmente en un momento en que "el presente de Europa se juega en España y eso exige estar a la altura de las circunstancias absolutamente a todos".

"Los socialistas tienen una responsabilidad, y es momento de apoyar, de hacer propuestas, de ofrecer alternativas, de estar con el Gobierno sobre todo cuando está buscando permanentemente el diálogo. Pero su intervención ha demostrado que ustedes no son capaces en este momento de ejercer una oposición responsable", ha reprochado al líder del PSOE.

Frente a eso, Rubalcaba ha replicado que el Gobierno "no ha hecho ni caso" ni a sindicatos ni a comunidades autónomas ni al resto de los partidos. "¿Cómo se atreve a pedir responsabilidad?", ha preguntado, asegurando a renglón seguido que si la gente ha salido a la calle no es porque el PSOE se lo haya pedido, sino porque sienten un "profundo desacuerdo" con las políticas que ha puesto en marcha el Gobierno. "No hablan ni con ustedes mismos", ha espetado al ministro, al que le ha pedido que se tome "más en serio" las cosas.

De hecho, el socialista se ha mostrado dispuesto a dialogar con el Gobierno en algunas materias, como en la Ley de Estabilidad que se votará este miércoles en el Senado, pero siempre que el Ejecutivo recoja el "texto literal" que se firmó cuando Elena Salgado ocupaba la Vicepresidencia económica y a pesar de que la norma es "mala" porque pone al propio Gobierno y al que le sucederá "una camisa fuerza". "La economía española no necesita ser más alemana que la de los alemanes", ha dicho, tras resaltar la importancia de no seguir un modelo que Europa no pide y que España no puede seguir.

Cuestión de credibilidad
Sin embargo, Montoro ha insistido en que lo que está en juego es la "credibilidad" de España en los mercados internacionales, y ha defendido que para recuperarla hacen falta "las políticas que se presentan frente a las circunstancias excepcionales y difíciles" como la actual, y no "un continuo y despilfarrador uso del déficit y la deuda pública" ni "planteamientos demagógicos y facilones" como los mantenidos por los socialistas.

Así, ha argumentado que recuperando la confianza se conseguirá que los servicios estén "correctamente financiados" y que, por tanto, sean "accesibles" a todos. "Para eso hace falta financiación y, para eso, hay que quitar la losa del déficit público que retrae crédito hacia el sector público cuando debería fluir hacia el privado. Y de eso depende que España consiga su gran desafío, que es crecer y que de ello derive empleo", ha zanjado.

Por eso, ha reprochado a Rubalcaba que en este "tiempo muy difícil y problemático" mantenga un discurso que "siembra desconfianza" tanto en las medidas como en el propio Gobierno, al que el socialista ha acusado de plantear unos presupuestos "increíbles" en materia de ingresos, "como todo el mundo dice", y ha advertido de las posibilidades que existen de no cumplirlos. "Nada genera más inseguridad que una ley que no se va a cumplir", ha dicho Rubalcaba.

Asimismo, ha acusado al Gobierno de esconder los presupuestos por motivos electorales, de plantear un déficit e imponer después otro pactado con Bruselas, y de plantear después nuevas medidas por valor de 10.000 millones de euros en Sanidad y Educación. "Menudo espectáculo, señor Montoro. ¿Cree que los mercados no saben sumar y restar", ha denunciado.

Finalmente, Rubalcaba ha pedido al Gobierno "transparencia" y le ha acusado de hacer todo lo que decía que no iba a hacer. "Ustedes que son tan aficionados a los juegos de palabras lo podrían llamar ajuste ambidextro: lo que quitan con una mano se lo dan con la otra. No ha habido un político en el mundo que haya hecho tantas cosas diferentes a las que dijo en tan poco tiempo", ha dicho, tras recordar que estas cosas también afectan a la credibilidad del país y del propio Gobierno. "La suya está bajo mínimos", ha señalado a Rajoy.

Culpa de la herencia
En este punto, el ministro se ha defendido alegando que todas esas decisiones han sido necesarias como consecuencia de la "herencia recibida, la más grave de la historia económica reciente en términos de pérdida de puestos de trabajo, paro juvenil, descontrol de las cuentas públicas... que explica muchos de los ajustes que el Gobierno trae ahora a la Cámara", tales como las reformas o la "regularización fiscal excepcional".

Sin embargo, para el portavoz socialista esto es "sencillamente faltar a la verdad" y no se puede justificar aludiendo a la herencia recibida porque si deciden abaratar el despido es porque quieren hacerlo. A su parecer, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, hace sistemáticamente lo contrario a lo que ha dicho, lo que hará que los politólogos le estudien con el paso del tiempo.

"Esas reformas y estos presupuestos saldrán bien. Son el enlosado sobre el que se construirá y articulará la salida de la crisis económica de España y abrirán un camino de esperanza e ilusión para la sociedad, de fiabilidad y confianza en España por parte de los socios europeos. Lo haremos desde posturas centradas y comprometidas con la solución de los problemas de los ciudadanos", ha zanjado el ministro.