Mitos y verdades sobre las vacunas

Vacunas (Foto: E. P.)

Es uno de los temas sanitarios que más controversias generan entre la población ya que, a pesar de los beneficios que aportan y de que la mayor parte de la comunidad médica las recomiendan, hay muchas personas que se muestran contrarias a la vacunación.

 

Las vacunas son uno de los temas sanitarios que más controversias generan entre la población ya que, a pesar de los beneficios que aportan y de que la mayor parte de la comunidad médica las recomiendan, hay muchas personas que se muestran contrarias a la vacunación.

 

Ante esto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha publicado un informe en el que explica los diferentes mitos y verdades que hay entorno a las vacunas:

 

1. "Las mejores condiciones de higiene y saneamiento harán desaparecer las enfermedades; las vacunas no son necesarias". Falso. "Las enfermedades contra las que podemos vacunar volverían a aparecer si se interrumpieran los programas de vacunación.

 

2. "Las vacunas conllevan algunos efectos secundarios nocivos y de largo plazo que aún no se conocen. Más aún, la vacunación puede ser mortal". Falso. Y es que, según recuerda el organismo de Naciones Unidas, la mayoría de las reacciones vacunales son generalmente leves y temporales y, los casos graves, son objeto de seguimiento e investigación.

 

3. "La vacuna combinada contra la difteria, el tétanos y la tos ferina, así como la vacuna antipoliomielítica, pueden provocar el síndrome de muerte súbita del lactante (SIDS)". Falso. En este sentido, la OMS recuerda que "no existe" una relación causal entre la administración de las vacunas y la muerte súbita del lactante, a pesar de que esas vacunas se administran en un periodo en el que el recién nacido puede sufrir el SIDS.

 

4. "Las enfermedades prevenibles mediante vacunación están casi erradicadas en mi país, por lo tanto no hay motivos para que me vacune". Falso, ya que en un mundo sumamente interconectado, esos agentes pueden atravesar las fronteras geográficas e infectar a cualquier persona no protegida.

 

5. "Las enfermedades de la infancia prevenibles mediante vacunación son algo inevitable en la vida". Falso. Las enfermedades prevenibles mediante vacunación no tienen por qué ser "algo inevitable en la vida", puesto que enfermedades como el sarampión, la parotiditis y la rubéola pueden acarrear importantes complicaciones, tanto en niños como en adultos, que pueden ser evitadas con la vacunación.