Mística y erotismo ganan el Premio de Poesía “San Juan de la Cruz”

Javier Asiain (Pamplona 1970) ha recibido esta tarde el ganardón de la XXII edición del Premio Internacional de Poesía “San Juan de la Cruz” por su obra “La liturgia de las horas”. Además de alegrarse por el premio, ha felicitado a José Manuel Caballero Bonald, que hoy le ha sido concedido el Premio Cervantes, “porque estaban tardando mucho en dárselo”
El Palacio de los Serrano ha acogido la entrega de la XXIII edición del Premio Internacional de Poesía “San Juan de la Cruz”, que ha recaído en el pamplonica Javier Asiain, que ha reconocido “me dio un alegrón cuando me lo dieron”.  

 Su obra “La liturgia de las horas” refleja su forma de escribir y su trayectoria literaria, como reconoce el propio poeta. Es un libro que incluye religión, erotismo, mística que se acerca al “Cantar de los cantares”.  

Pero es un tema que ya cultivaba hace tiempo, “siempre me ha gustado la espiritualidad, el ensalzamiento de la mujer y la belleza femenina como un tránsito hacia Dios, de celebración con la amada”.  

Es una continuidad de la obra “El triunfo de Galatea” en el que ya “hablaba del erotismo trascendido al amor y la espiritualización, pero “La liturgia de las horas” está escrito en un formato más de nuestro tiempo, es más actual”.  

En estos momentos reconoce que está agotado intelectualmente porque el libro le ha costado 4 años, así que “me planteo estar otros 3 ó 4 años sin escribir, quiero descansar ya que ha sido un proceso agotador porque ha tenido un trabajo de investigación bestial. Ahora tengo que limpiar la coreografía, aunque uno está escribiendo aunque no escriba”.  

Cuando le hemos peguntado por el Premio Cervantes, dado a conocer hoy y que ha recaído en José Manuel Caballero Bonald, Asiain ha respondido “se lo merecía, estaban tardando mucho en dárselo. Se ha hecho justicia”.