¿Miedo a hablar en público? Claves para superarlo

Mostrar seguridad es uno de los puntos fundamentales a la hora de enfrentarse a un auditorio. ¿Quieres conocer qué técnicas funcionan?

Una gran cantidad de personas reconoce que siente miedo o vergüenza a la hora de hablar en público y, en concreto, un 75 por ciento de la población sufre ansiedad y nerviosismo al hacerlo, según un estudio realizado por Adecco sobre glosofobia. Esta sensación se manifiesta con sudores, nauseas y alteraciones del ritmo cardiaco que puede influir de manera negativa en nuestros objetivos.

 

Es necesario transmitir entusiasmo y seguridad en uno mismo para superar una entrevista de trabajo, obtener financiación para un proyecto, exponer un trabajo en el ámbito educativo y, en definitiva, para cualquier labor comercial en la que se requiera un buen manejo de las habilidades comunicativas.

 

Para tratar de superar con éxito este tipo de situaciones, IMF Business School ha impartido en Madrid el curso 'El arte de hablar en público' en el que ha participado la escritora Espido Freire y donde han puesto en práctica cinco claves para un buen discurso en público:

 

1. Buena oratoria: El tono, la pronunciación y el volumen condicionan la atención del público. Para ello, es necesario tener en cuenta aspectos como la claridad, el orden, el entusiasmo y la persuasión para captar su interés.

 

2. Mensajes simples y claros: Lo más importante es saber qué queremos contar sin aburrir al público con contenido demasiado extenso. Debemos ir a una idea concreta para hacer que la audiencia la recuerde.

 

3. Conocer a tu audiencia: Es necesario saber a quién diriges el mensaje para construir el contenido adecuado a cada situación. No es lo mismo dirigirse a un grupo de niños, que a un grupo de empresarios. El problema surge cuando dirigimos la voz siempre a un mismo sector, el que se sitúa justo en frente. Para resolverlo, hay que intentar mantener contacto visual con la audiencia que se sitúa a los lados.

 

4. El lenguaje corporal si importa: El lenguaje no verbal revela la misma o más información que el lenguaje verbal porque, sin ser conscientes, nuestros gestos 4.- El lenguaje corporal si importa: El lenguaje no verbal revela la misma o más información que el lenguaje verbal porque, sin ser conscientes, nuestros gestos transmiten información sobre el estado de animo y las intenciones que tenemos. Estar de brazos cruzados puede significar que estás enfadado, por ejemplo.

 

5. Confiar en ti mismo: No pasa nada por cometer errores, hay que creer en lo que hacemos. "Todos cometemos errores y, a veces, solo nosotros somos conscientes de estos fallos; corregir es de sabios y siempre se puede mejorar, pero sin ser demasiado autocríticos y obsesivos", añade la escritora.

 

LA PREPARACIÓN, FUNDAMENTAL

 

La preparación a la hora de realizar un discurso puede ser el antídoto que solucione tus problemas y es uno de los puntos fuertes en los que Espido Freire ha insistido.

 

Ante las "debilidades personales" podemos elegir la forma más cómoda para exponernos al público. Elegir sentarnos, estar de pie, entre el público o bien utilizar un atril. Asegurarnos de que se nos escucha haciendo pruebas de voz y ensayar los días anteriores para tomar conciencia de nuestras posibilidades y actuar para mejorar.