Mercedes Martín denuncia la “falta de respuesta” de la Junta a las listas de espera

La secretaria de Sanidad de la Comisión Ejecutiva Autonómica del PSOE y procuradora en las Cortes de Castilla y León, Mercedes Martín Juárez, ha denunciado este lunes la “falta de respuesta” de la Junta de Castilla y León a los  2.633 abulenses que se encuentran en listas de espera quirúrgica con una media de demora de 117 días, superior en 6 días a la media regional

Según los datos que ha aportado la parlamentaria socialista, en el Complejo Hospitalario de Ávila hay 75 pacientes que llevan en lista de espera más de un año; 553 que acumulan una demora entre 181 y 365 días; y 714 entre 91 y 180 días.

 

Mercedes Martín ha anunciado que el Grupo Socialista preguntará en el Pleno de las Cortes al consejero si puede comprometerse a garantizar antes del 31 de diciembre la adecuada atención sanitaria a los pacientes con procesos importantes que han superado 6 meses y 1 año en lista de espera, así como qué plan de medidas tiene previsto para atajar el problema.

 

De acuerdo con lo manifestado por la parlamentaria abulense, ha llegado el momento de que el consejero de Sanidad “se deje de excusas y de triunfalismos” con las listas de espera y afronte esta problemática “como realmente merece, que es reintegrando  los recursos que tenía el sistema público de sanidad antes de los brutales recortes impuestos por el PP”.

 

En este sentido ha incidido en que dichos recortes han traído como consecuencia “merma en la calidad asistencial, dificultades en el acceso a los servicios sanitarios e incremento de las listas de espera”, todo ello, ha dicho, “sin que la Junta de Castilla y León haya sido capaz hasta el momento de dar respuesta satisfactoria a la desesperanza de los pacientes”.

 

Mercedes Martín se ha referido también a lo que ha denominado “el mejor secreto guardado” de la Consejería de Sanidad, que son los datos relativos a las listas de espera para acudir a la consulta del especialista o para realizarse pruebas diagnósticas, que no tienen que ver con las listas de espera quirúrgicas y que suponen un problema añadido, pues demuestran cómo la Junta se olvida en su gestión de los criterios sociales a que obliga un sistema público de salud”.