Mercedes Martín califica de intolerable el nuevo retraso anunciado para la implantación de la receta electrónica

La procuradora socialista Mercedes Martín.

La procuradora electa del PSOE ha recordado que Castilla y León es la única Comunidad Autónoma que no tiene implantado este sistema que beneficia a los pacientes, a los médicos, a los farmacéuticos y a la administración.

Mercedes Martín ha denunciado el retraso en la implantación del sistema de receta electrónica en nuestra comunidad que es, a su juicio, “una consecuencia más de la tremendamente ineficaz gestión de la sanidad pública del Gobierno del Partido Popular en Castilla y León”.

 

“Tras anunciarse a bombo y platillo que en junio de este año, es decir, este mismo mes, el 80% de las farmacias y centros de salud contarían con el sistema operativo, ahora sumamos un retraso más a este proyecto cuya implantación se fija para 2016”.

 

Martín ha recalcado la importancia de la receta electrónica, en el sentido de que “los recortes en los presupuestos durante los últimos años han mermado el personal hasta límites preocupantes. La receta electrónica favorece a los ciudadanos ya que pueden retirar los medicamentos que tienen prescritos desde cualquier farmacia del país sin necesidad de presentar una receta en papel y desligar al médico de la función económico-administrativa de la receta médica, eliminando una parte importante del trabajo y mejorando el desarrollo de los programas de Uso Racional del Medicamentos”.

 

La procuradora ha concluido asegurando que “somos la única comunidad en la que este sistema no se ha puesto en marcha, y ello, pese a lo beneficioso que es. Evita que los enfermos crónicos tengan que ir a su médico de familia cada vez que terminan los envases de sus medicamentos y permite que los facultativos dispongan de más tiempo para atender al resto de pacientes. El farmacéutico dispone de toda la información de su cliente: qué enfermedad tiene diagnosticada, el proceso clínico y el tratamiento que sigue. Un procedimiento cómodo para todos que está lejos de ser una realidad en Castilla y León. Un nuevo ejemplo de falta irresponsabilidad y de mala gestión”.