Máximo histórico del valor de la producción final de porcino, 6.273 millones

El valor de la producción final de porcino alcanzó en 2013 un máximo histórico, hasta los 6.273 millones, según el estudio de los indicadores económicos ofrecidos por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

De acuerdo con los datos, se ha constatado un ligero aumento del censo total de animales durante el año pasado, un 1,6% más, propiciado por el aumento de los animales de cebo. Disminuye, sin embargo, el número de cerdas en un 1,5%, continuando con el descenso iniciado en España y en el resto de la UE desde el 2008.

 

En cuanto a la producción, se mantiene en torno a los 3,4 millones de toneladas, con un ligero descenso respecto a la de 2012. El número de animales sacrificados prácticamente se mantiene, con un ligero descenso cifrado en unos 150.000 cerdos menos.

 

Sin embargo, el valor de la producción final de porcino ha alcanzado el nivel máximo de su historia cifrado en los 6.273 millones de euros. Esta cantidad significa más del 39% de la producción final ganadera, y el 14,2% de la producción final agrarial.

 

VALOR DE LAS EXPORTACIONES

 

Por otro lado, el valor de las exportaciones ha vuelto a crecer un 2,5% en 2013, alcanzando los 3.327 millones de euros para arrojar una balanza comercial positiva de casi 3.000 millones de euros.

 

En cuanto al volumen de lo exportado, se han evidenciado ligeros aumentos de las exportaciones a otros países miembros de la UE y un descenso de las exportaciones a países terceros de un 19,5%, debido al cierre del mercado ruso a partir de abril.

 

El precio medio de la carne de porcino en España se ha situado en un 11,39% por encima del precio medio de 2012, dato positivo al que hay que sumar la buena evolución del precio de las materias primas para la alimentación a partir de la segunda mitad del año, lo que ha propiciado un buen resultado económico mejorando los márgenes de beneficio de los productores.

 

Mientras que el consumo en los hogares españoles ha experimentado un crecimiento del consumo tanto de carne fresca, que se ha incrementado en un 2,27%, como de transformados, que asciende el 1,46%.