"Más que palabras de ánimo" para la mujer rural

La organización subraya que el apoyo a este colectivo debe ser “claro y cuantificado”
Un año más se celebra mañana 8 de marzo el Día Internacional de la Mujer, y ASAJA de Castilla y León quiere pedir a todos los responsables de las administraciones locales, autonómicas, nacionales y europeas que “den un paso adelante” en las medidas de apoyo a la mujer rural, ya que de su permanencia y futuro depende la continuidad de los pueblos de Castilla y León. ASAJA recalca que a este colectivo “le sobran ya las palabras de ánimo y las alabanzas sobre su esfuerzo e importancia, y lo que necesita ahora es que de verdad esté presente a la hora de diseñar políticas y presupuestos”.

En el ámbito regional, ASAJA subraya –tal como ya lo ha transmitido en el seno del Consejo Regional de la Mujer, en el que está presente como organización profesional mayoritaria– la importancia de las mujeres rurales en cada medida que se pacte en las mesas sobre ordenación del territorio. Otro tema que preocupa a la organización, como así se lo ha transmitido tanto a la consejería de Familia como a la de Agricultura y Ganadería, es la aplicación de la Ley de Titularidad Compartida de las Explotaciones, ya una realidad tras largos años de reivindicaciones por parte del sector: Transcurridos varios meses desde su aprobación, ASAJA constata cierta estupefacción entre las familias a las que podría interesar este cambio, que no aprecian ventajas sustantivas y reales por variar al nuevo sistema. ASAJA considera que sería “una pena” que acabara por diluirse una Ley que nace de un planteamiento justo, que hombre y mujer compartan titularidad al igual que las responsabilidades y derechos de la explotación.

Por último, ASAJA hace un llamamiento a las administraciones, españolas y europeas, para que la mujer rural no sea “el verso suelto” de las disposiciones comprendidas en la reforma de la PAC. En los documentos que hasta ahora se han conocido, se habla de “reconocimiento de la mujer en el medio rural, tanto al frente de la explotación como en actividades relacionadas con el entorno rural”, una declaración de intenciones genérica y difusa que no significa apenas nada, lamenta ASAJA, que pide “medidas y proyectos concretos, y bien presupuestados. Si las emprendedoras y las que tienen que tirar del carro son ellas, deben contar con una financiación clara y específica en las medidas de desarrollo rural de la PAC”.