Mas no descarta un adelanto electoral si no hay una consulta con "garantías"

Pleno del Parlament con el presidente de la Generalitat Artur Mas

ERC, "encantada" de agotar la legislatura si la convocatoria es una realidad

 

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha abierto la puerta a un adelanto electoral si no puede celebrarse el próximo 9 de noviembre con plenas "garantías" democráticas la consulta de autodeterminación que acordaron CiU, ERC, ICV-EUiA y la CUP.

 

"A finales de este año llegaremos a la mitad de la legislatura, y si se puede, me gustaría acabarla cuando toca, a finales de 2016. Digo si se puede", ha aseverado, en su intervención de apertura en el Debate de Política General, que inaugura el curso parlamentario catalán.
 

Más que un 'choque de trenes' entre Cataluña y el Estado, Mas ha dicho que lo que se está produciendo es "un alejamiento" porque de hecho, ya circulan por vías y direcciones distintas.
 

Su mensaje al resto de España ha consistido en pedir que se permita la consulta del 9N: sólo así evidenciará que "entierra la vieja España para redescubrirse tal y como es realmente: plurinacional" y lanzará al mundo el mensaje de que es un país tolerante, capaz de escuchar y con una alta calidad democrática.
 

Lo que está claro es que, según ha dicho, en España hay "una gran crisis constitucional", en la que las movilizaciones catalanas son su expresión más evidente, por lo que es totalmente incorrecta la actitud del Gobierno presidido por Mariano Rajoy de decir 'no' a cualquier demanda que proceda de Cataluña.
 

A los partidos proconsulta, Mas también les ha puesto deberes: tras las diferencias evidenciadas entre Josep Antoni Duran (UDC) y Oriol Junqueras (ERC) sobre lo que hay que hacer si la consulta es suspendida por parte del Estado, Mas ha apelado al diálogo.
 

Así, ha indicado que la unidad debe preservarse siempre, como si fuese "una figura de porcelana fina que hay que saber cuidar con delicadeza", con el propósito de ejecutar a nivel político la voluntad de votar que tienen una mayoría de catalanes de poder votar.
 

EVITA EL CASO PUJOL
 

Mas ha defendido el compromiso del Govern para que la Generalitat sea "la administración más transparente de todo el Estado", en su discurso no ha habido ninguna referencia explícita a la confesión de su predecesor Jordi Pujol de que tuvo cuentas en el extranjero sin regularizar.
 

El discurso ha arrancado con un diagnóstico sobre la situación política y social de Cataluña: "No podemos decir que estamos bien. Pero sí que en los aspectos claves vamos a mejor", ha apuntado.

 

En su intervención, ha proclamado que los recortes han llegado a su fin y que quiere que en el próximo año los empleados públicos de la Generalitat recuperen la paga extra que perdieron.

 

EN MANOS DE ERC

El portavoz del PP en el Parlament, Enric Millo, ha acusado este lunes a Mas de poner en manos de ERC el futuro de Cataluña al contemplar la convocatoria de elecciones anticipadas si no hay consulta: "Reconoce su fracaso, tiene un objetivo que no puede cumplir y en una situación de desesperación pide auxilio" a los republicanos.
 

Por lo contrario, ERC ha asegurado que estaría "encantada" de agotar la legislatura si ello significa que la consulta va a celebrarse, según ha declarado su portavoz, Lluís Salvadó.
 

Aunque no es partidario de un adelanto electoral, es el escenario que Mas ha escenificado según el portavoz parlamentario del PSC, Maurici Lucena, mientras que Dolors Camats (ICV-EUiA) ha constatado que convocar comicios anticipados sólo compete al mandatario catalán.
 

Carina Mejías (C's) ha apreciado que el discurso de Mas ha tenido un tono "de despedida", y David Fernández (CUP) ha advertido de que un adelanto electoral no sería una "buena solución".
 

El portavoz de CiU en el Parlament, Jordi Turull, ha replicado a PP, PSC y C's que la determinación del presidente de la Generalitat, Artur Mas, es convocar la consulta del 9 de noviembre y agotar la legislatura.
 

Turull les ha acusado de tener "un grave problema de interpretación de la realidad" después de que estos grupos parlamentarios hayan dado por acabada la legislatura porque ven difícil que pueda haber consulta el 9 de noviembre.