Más de 5,5 millones de catalanes tienen la última palabra

Foto: Europa Press

Para la jornada electoral de este domingo habrá 2.681 colegios electorales que estarán abiertos desde las nueve de la mañana hasta las ocho de la tarde, momento en el que se iniciará el recuento de votos.

Un total de 5.510.798 catalanes están llamados a las urnas este domingo para elegir los 135 diputados que integrarán el Parlament de la XI legislatura, lo que representa 96.930 personas más que la pasada cita electoral, el 25 de noviembre del 2012.

 

Según ha informado la cámara, del total del censo, 3,9 millones de personas residen en Barcelona; 547.291, en Tarragona; 495.557, en Girona, y 299.113, en Lleida, mientras que 196.062 son residentes en el extranjero.

 

Un total de 40 candidaturas se disputarán estas elecciones, convocadas el pasado agosto de forma anticipada, de las que nueve corresponden a la circunscripción de Barcelona; 11 a Girona, y 10 a Lleida y Tarragona, respectivamente.

 

Para la jornada electoral de este domingo habrá 2.681 colegios electorales --con 8.181 mesas--, que estarán abiertos desde las nueve de la mañana hasta las ocho de la tarde, momento en el que se iniciará el recuento de votos.

 

A falta de una ley electoral en Catalunya, el Estatut mantiene la vigencia de la disposición transitoria cuarta del Estatut de 1979, que fija en 135 el número de diputados --para convertir los votos en escaños se aplica la fórmula de Hondt--, y establece que las cuatro circunscripciones electorales son las cuatro provincias, así se eligen 85 diputados por Barcelona; 18, por Tarragona; 17, por Girona, y 15 por Lleida.

 

El escrutinio de los votos se dará a conocer de forma provisional el mismo domingo por la noche, pero los resultados definitivos se proclamarán el 4 de octubre si no se produce ninguna reclamación ni recurso.

 

La cámara tendrá que constituirse en los 20 días hábiles siguientes a los comicios --hasta el 26 de octubre como máximo--, y a partir de entonces se tendrá que celebrar un debate de investidura del presidente de la Generalitat en los diez días hábiles siguientes.

 

Esta votación requiere el apoyo de la mayoría absoluta de la cámara, que si no se alcanza debe someterse dos días después a un segundo debate y votación en el que basta con la mayoría simple; mientras que si, después de dos meses de la primera votación de investidura no se ha elegido candidato, el presidente en funciones debe convocar nuevas elecciones a la cámara.
 

Noticias relacionadas