Más de 200 aficionados se concentran en Ávila por “la pasión por el mito” de las motos Vespa

Hilera de motos Vespa concentradas en la explanada del Lienzo Norte. / Fotos: Antonio S. Sánchez

La explanada del Centro de Congresos y Exposiciones ‘Lienzo Norte’ de la capital abulense ha sido el punto neurálgico de la tercera edición de la concentración de motocicletas Vespavilada 2015, organizada por el Club Deportivo Vespavilaos de Ávila y que ha contado con la participación de un total de 210 aficionados y 185 motos Vespa de muchos rincones de toda España para disfrutar de “la pasión por el mito”, como lo han definido los organizadores.

La fiesta de la moto Vespa comenzó en la mañana del sábado con una ruta de 110 kilómetros que los ha llevado desde Ávila, por la carretera de Martiherrero hasta Narrillos del Rebollar, donde han hecho una parada, luego hasta San Juan del Olmo y Muñana, donde han comido, y la última etapa pasando por Solosancho, Mironcillo y Riofrío hasta volver a la capital abulense, donde se han concentrado frente al Lienzo Norte tras dar una vuelta a la Muralla.

 

Un recorrido en el que las motos no han pasado de los 70-80 kilómetros por hora dando lugar a un curioso espectáculo para conductores y vecinos de los pueblos por donde han pasado. Se han visto Vespas de muchos tipos y cilindradas, desde la más antigua, una de faro bajo de 1953, a versiones modernas del año 2010, motos de todos los estilosmás clásicas, de estilo urbano, mod, tuneadas, etc., un total de 185 ejemplares diferentes que han atraído a un gran número de curiosos para disfrutar de ellas.

 

Del total de 210 participantes, según han explicado los organizadores, este año la mitad aproximadamente eran abulenses y han llegado además aficionados de lugares como Extremadura, Guadalajara, Toledo, Talavera de la Reina, Valladolid, Salamanca, Zamora, Madrid, Llanes (Asturias), Murcia y Bilbao, algunos de ellos a través de clubes y otros a título individual.