Más de 2.000 personas participan en la 'Operación Bocata' en Arévalo

La comunidad educativa arevalense respondió con entusiasmo y solidaridad, a pesar del frío reinante y la amenaza de nieve, a la llamada de la Campaña contra el Hambre que organiza cada mes de febrero la ONG Manos Unidas.

Los patios del IES Adaja de Arévalo han acogido este jueves la 'Operación Bocata' que organiza Cáritas parroquial y en la que colaboran todos los colegios e institutos de la localidad, además de personas del Centro asistencial Santa Teresa y de Arévalo. Este año se ha llegado a más de 2.000 participantes.


Un año más, y ya suman 21, la comunidad educativa arevalense respondió con entusiasmo y solidaridad, a pesar del frío reinante y la amenaza de nieve, a la llamada de la Campaña contra el Hambre que organiza cada febrero la ONG Manos Unidas.

 

Cada año, esta ONG asigna varios proyectos por diócesis y la delegación de Ávila reparte dichos proyectos. Este año los fondos conseguidos gracias a la colaboración y solidaridad de los niños y adolescentes de los colegios, junto con las comunidades educativas, irán a parar a un proyecto de instalación de una valla y una cocina en una escuela de niños sordos, en el sur de la India, del que se beneficiarán 66 niños y 27 niñas con discapacidad auditiva, además otras 500 personas entre sus familiares y trabajadores de la escuela, y que tiene un presupuesto de casi 25.000 euros.

 

A los más de 2.000 participantes, entre estudiantes, profesores, miembros de las comunidades escolares y asociaciones arevalenses, se les daba, a cambio de su aportación económica, bocadillos preparados por voluntarios durante esa misma mañana. Voluntarios anónimos pertenecientes a las asociaciones de padres de los colegios participantes y asociadas de María Auxiliadora.

 

Bocadillos elaborados con kilos de chorizo y salchichón, pero sobre todo con las más de 200 tortillas de patata llevadas por las asociaciones de Amas de Casa 'El Arrabal' y 'El Castillo', y muchas otras donadas por algunas AMPAS. Además, también  empresas como IberianPartners y Quimicel participaron en tan solidario evento, donando parte de sus productos para que el gasto económico sea menor y mayor, así, la aportación al proyecto caritativo.

 

A las 11 de la mañana se repartieron parte de estos bocadillos entre los niños de los colegios de Infantil y Primaria, mientras que a las 13.30 horas los alumnos mayores de los Institutos Eulogio Florentino Sanz y Adaja, y los del colegio Amor de Dios, se concentraron en el patio del IES Adaja para tomarse su bocadillo solidario que, junto con un refresco, se vendió a tres euros.

 

La Operación Bocata es el punto final de toda una semana de trabajo con los alumnos de los centros educativos en la que, por medio de distintas actividades, han conocido el proyecto y los resultados de las iniciativas de años anteriores de Manos Unidas y que ya se han convertido en realidades solidarias.

 

Todo en un día de ayuno voluntario para simbolizar las necesidades que sufre el tercer mundo: los asistentes aprenden que hay más de 800 millones de personas en el mundo que no pueden comer cada día y pasan hambre.