Mariano Rajoy critica a quienes se oponen a sus reformas porque están instalados en el "inmovilismo"

El PP es "independiente" y gobierna para los ciudadanos, no para las administraciones

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha defendido este sábado las reformas que está poniendo en marcha y ha cargado contra quienes las critican y prefieren "no hacer nada" porque considera que están instalados en el "inmovilismo". Así, ha explicado que en estos casi cien días de Gobierno se han acometido una serie de reformas pero ha añadido que "queda mucho por hacer".

Rajoy ha hecho estas manifestaciones en su intervención en un mitin en Oviedo, donde ha estado arropando a la candidata del PP a las elecciones adelantadas de Asturias, Mercedes Fernández.

Según Rajoy el PP es "independiente" y gobierna para los ciudadanos, no para las administraciones. Por este motivo, ha indicado, sus decisiones no responden a "presiones", sino que buscan el "interés general" de los ciudadanos.

Y esa, ha insistido, es la razón de ser de reformas como la de reducción del déficit, la reestructuración del sector bancario, la reforma laboral, el pago a acreedores o el plan de racionalización del sector público. Todas contribuyen, ha afirmado Rajoy, a "sentar bases par el futuro".

Ante la delicada situación económica, Rajoy ha defendido la necesidad de reformas. "Quienes se oponen están en el inmovilismo", ha dicho, añadiendo que "lo único que no puedo aceptar es no hacer nada". Ha señalado a los presentes que las reformas empezarán a dar fruto "en su momento" pero que "si no se siembra jamás se podrá cosechar".

"Dejar vivir"
Un objetivo del Gobierno, según Rajoy es revisar toda la legislación que existe en España, porque hay "oleadas" de decretos y normas que, en la práctica, constituyen "trabas". Para Rajoy un buen director general no es el que hace cinco decretos, sino el que deroga cinco, porque así "da libertad" y "deja vivir".

En su intervención ha dicho que son necesarios esos cambios porque el mundo actual no es el de hace 40 años y están en vigor leyes incluso más antiguas. "Quien pretende que sigan recetas antiguas, hace un flaco favor al país", ha indicado.

Además ha reprochado a la izquierda "que tanto presume" que ha tenido que ser un Gobierno del PP el que se haya atrevido a limitar los sueldos en entidades financieras con ayudas del Estado o el que haya eliminado entes, empresas y organismos que sólo tenían presidente y consejeros para reunirse "de vez en cuando".