Margallo lamenta que Cataluña, País Vasco y Andalucía rechacen incorporar sus diplomáticos en las oficinas españolas

Anuncia oposiciones a la carrera diplomática para el año que viene y defiende que España debe tener una sola marca
Anuncia oposiciones a la carrera diplomática para el año que viene y defiende que España debe tener una sola marca

MADRID, 14 (EUROPA PRESS)

El ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, José Manuel García-Margallo, ha lamentado este miércoles que algunas Comunidades Autónomas como Cataluña, País Vasco y Andalucía se hayan negado a incorporar sus representantes en el exterior en las oficinas españolas para "ahorrar costes, aumentar la eficiencia y crear sinergias".

Así lo ha manifestado Margallo durante su intervención en el Congreso de los Diputados para defender los presupuestos de su departamento para el 2013, en la que ha explicado que una de las medidas que han adoptado para reducir costes es ofrecerle a las Comunidades Autónomas incorporar sus efectivos en las oficinas españolas, al igual que ha hecho España incluyendo algunos de sus diplomáticos en delegaciones de la Unión Europea, por ejemplo, en Yemen.

"La oferta del Ministerio no ha sido del agrado del País Vasco, de Cataluña y Andalucía", ha lamentado, para destacar, no obstante, que su departamento sí ha conseguido firmar convenios con La Rioja, Galicia, Valencia y Castilla y León. Asimismo, está tramitando acuerdos con Asturias y Navarra.

Según Margallo, esta oferta a las Comunidades Autónomas se inscribe dentro del esfuerzo realizado por Exteriores para ajustar el presupuesto mediante la reducción de las dotaciones dedicadas a arrendamientos, las comunicaciones telefónicas, el número de efectivos y la representación en aquellas zonas en las que estaba menos justificada.

Asimismo, ha anunciado que el hecho de se haya llevado a cabo una reducción de 81 personas permitirá convocar oposiciones a la carrera diplomática el año que viene, oposiciones que no se convocan desde el año 2010.

UNA SOLA MARCA ESPAÑA

Además, el titular de Exteriores ha defendido que en este momento es necesario defender una sola marca España, ya que el país que tiene dos en realidad tiene "media marca", y en los que hay tres, "no tienen marca alguna". "No tener marca en los tiempos que corren es algo que se paga en términos de prima de riesgo, tipos de interés, y costes financieros", ha alertado.

En este sentido, ha destacado que en este momento "el deber principal del Ministerio es colaborar en la estrella polar del Gobierno", es decir, en el "crecimiento económico y la creación de empelo". "Nos corresponde recuperar la confianza en el exterior. La marca España es la herramienta de la que cuelga toda nuestra diplomacia económica", ha aseverado.

Por otra parte, Margallo ha recordado que su departamento dispondrá en 2013 de un total de casi 1.344 millones de euros, de los cuales 299 millones se destinarán a pagar obligaciones con organismos internacionales no satisfechos en el ejercicio anterior. Esto hace que el margen de maniobra real sea de 1.044 millones, un 13,4 por ciento menos que en 2012.

Asimismo, ha explicado que para gastos no financieros se destinarán 794 millones, un 12,3 menos que el año anterior, y para gastos financieros 250, un 16,6 menos. Además, en 2013 la acción diplomática contara con 486 millones, mientras que a la cooperación se destinarán 477 millones.

En cuanto a esta última partida, Maragallo ha informado que "desde el punto de vista de las transferencias la Agencia Española de Cooperación para el Desarrollo (AECID) recibirá 427 millones de euros, al tiempo que ha reconocido que ha sido en la cooperación en donde "la restricción presupuestaria se ha sufrido con mayor dolor" y por ello, su intención es concentrar las acciones en los asuntos que más ayuden a luchar contra los problemas.

CRÍTICAS A LA REDUCCIÓN EN COOPERACIÓN

Este asunto ha sido uno de los que más críticas ha recibido entre los grupos parlamentarios de la oposición. Así, el diputado socialista Juan Moscoso ha denunciado que "por primera vez desde los 80 los gastos del Ministerio de Asuntos Exteriores en acción diplomática y consular van a ser superiores a los gastos en cooperación al desarrollo".

"Gastaremos más en mantener a los embajadores y cónsules que en luchar contra la pobreza. Es algo que no ocurría desde los años ochenta", ha criticado, para insistir en el gran descenso que ha sufrido la cooperación en las cuentas públicas elaboradas por el Gobierno.

Por su parte, la diputada de UPyD, Irene Lozano, ha tachado el recorte en cooperación de "violento", y ha advertido de que en algunas partidas dicha reducción es "verdaderamente preocupante". "Nos devuelve al siglo pasado como está ocurriendo en muchas otras cosas", ha señalado.

Asimismo, Lozano ha sugerido que al igual que la Unión Europea impone a la hora de conceder ayudas económicas una serie de condiciones, el Gobierno podría exigirle como condición a Cataluña, a cambio de concederle la ayuda del Fondo de Liquidez Autonómica, que cierre sus embajadas en el exterior. "El Gobierno no puede obligar pero si tiene elementos de persuasión", ha añadido.

A este respecto, el diputado de CiU, Pere Macías, ha defendido que las acciones para promocionar otras marcas diferentes a la española, como la marca Barcelona, son beneficiosas para España. "La existencia de la marca Barcelona, que es muy potente, ayuda a muchas empresas a internacionalizarse. No resta, debería contar con todo su apoyo", ha apuntado.