Margallo justifica el cese del cónsul en Boston porque es "inadmisible" cerrar la oficina tras un atentado

El ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo
El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, ha justificado la destitución del cónsul de España en Boston porque es "simplemente inadmisible" que cerrara la oficina a su hora habitual después de que se produjera un atentado en la ciudad.
MADRID, 16 (EUROPA PRESS)



"Cuando hay necesidades humanas en juego de compatriotas nuestros no ha llegado ninguna hora, ha llegado la hora de ponerse a trabajar", ha advertido el jefe de la diplomacia española.

En declaraciones a los medios de comunicación antes de inaugurar en el Casino de Madrid el VII Foro hispano alemán, el ministro ha querido dejar claro que la mala actuación del cónsul de España en Boston, Pablo Sánchez-Terán, es una "excepción" en el servicio exterior español, pues "la mayoría" de los cónsules tiene un "comportamiento ejemplar".

El ministro ha puesto en valor su rápida decisión de cesarle al poco de comprobar que Sánchez-Terán no estuvo ayer "a la altura" del resto de sus compañeros "y de lo que necesitan los ciudadanos", cuando el servicio consular "está para la asistencia de los españoles, y en momentos como una tragedia como ésa esa asistencia es infinitamente más necesaria".

Sánchez-Terán ordenó cerrar ayer el consulado a la hora habitual, unos 120 minutos después de que se produjeran las explosiones en el transcurso de la maratón de Botón, en la que había 91 españoles inscritos que no resultaron heridos.

En una entrevista anoche en Marca TV, el cónsul justificó el cierre de la Embajada porque "era la hora" y no facilitó un teléfono para que pudieran llamar los españoles interesados por la suerte de sus familiares, a los que remitió a los hospitales.

Sánchez-Terán sí atendió en cambio a algunos medios de comunicación, como Europa Press, a los que confirmó que ninguno de los 91 españoles inscritos en la Maratón había resultado herido en los atentados.

La actuación de Sánchez-Terán desató una ola de críticas en las redes sociales, donde se ha acogido en cambio positivamente la destitución del diplomático.

Sánchez-Terán ya generó otra polémica en 2004 cuando ejercía como cónsul en la ciudad argentina de Córdoba. Coincidiendo con el Día de la Hispanidad declaró: "Mucho peor estarían o estaríamos bajo las civilizaciones incaicas, aztecas, mapuches, sioux, apaches, que han sido idealizadas por historiadores y antropólogos, cuando es bien conocida su división de castas y su carácter imperialista y sanguinario".