Marcos advierte que “no hay que bajar la guardia” pese al descenso del consumo de alcohol entre menores

Inauguración de la exposición "Hablemos de Drogas", situada en la Plaza de Santa Ana de la capital abulense

La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades ha inaugurado hoy en Ávila la exposición ‘Hablemos de drogas’, una programa educativo de prevención del consumo de drogas dirigido a estudiantes de Secundaria, familias y profesionales que trabajan en el ámbito de la prevención.

La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Milagros Marcos, ha advertido hoy que la Junta de Castilla y León “no bajará la guardia” aunque existan indicadores que apunten una tendencia a la baja en el consumo de alcohol entre los menores.

 

Durante la inauguración de la exposición ‘Hablemos de drogas’, organizada por la Obra Social ‘La Caixa’, en colaboración con la Junta y el Ayuntamiento de Ávila, Marcos ha afirmado que las 'borracheras' y los 'atracones' (consumo abusivo en corto espacio de tiempo) han disminuido en la Comunidad en los dos últimos años. Así, las 'borracheras' han pasado de representar el 15,3 % al 14,7 % y los 'atracones' del 15,4 % al 13,3 %.

 

Si se consideran los consumos abusivos, dos de cada diez personas se han emborrachado alguna vez en el último año, tanto en Castilla y León como en España. El fenómeno del ‘atracón’ es inferior en la Comunidad que en España (13,3 % frente al 15,5 %) y en ambos el estrato con mayor prevalencia es el de 20 a 24 años. El fenómeno del 'botellón' se concentra entre los 15 y 24 años.

 

Son datos recogidos en la encuesta EDADES 2013, realizada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad cada dos años en toda España sobre población general (15 a 64 años). Según estos datos, en Castilla y León las dos sustancias adictivas más consumidas son el alcohol y el tabaco, con una prevalencia en la población del 78,7 % y el 39,0 % respectivamente, muy similares a los registrados a nivel nacional (78,3 % y el 40,7 %).

 

El alcohol resulta ser la sustancia más consumida y se observa que en términos generales la tendencia de los consumos en los últimos diez años en Castilla y León y en España se encuentra estabilizada, pero en niveles muy altos, tanto que prácticamente el 80 % de la población consume alcohol en mayor o menor medida.

 

Si se comparan con la encuesta anterior de 2011, se aprecia un ligero incremento en el consumo de alcohol tanto en Castilla y León como a nivel nacional, aunque una tendencia decreciente en el consumo diario: 10 % de la población lo consume diariamente tanto en Castilla y León como en España.

 

La consejera ha puesto de manifiesto que la prevención resulta para la Junta de Castilla y León uno de los pilares de las actuaciones que se desarrollan en materia de drogodependencia, en consonancia con el sentir de los castellanos y leoneses que, según la encuesta, siguen valorando la educación sobre drogas, es decir los programas de prevención, como la medida más efectiva para resolver este problema.

 

Milagros Marcos ha recordado que el alcohol y el tabaco son las drogas más consumidas, que los primeros contactos se sitúan entre los 13 y 14 años y aproximadamente a los 15 años ya se han iniciado formas habituales de consumo diario en el tabaco y en fines de semana en alcohol. En consecuencia, la Consejería está volcada muy especialmente en desarrollar medidas preventivas destinadas a menores, sobre todo en el estrato más vulnerable entre los 10 a 16 años. En julio de 2013 se aprobó el documento estratégico sobre alcohol y menores, que basa sus actuaciones, en buena medida, en actividades de prevención.

 

La Junta de Castilla y León promueve anualmente que 17.500 menores de 5º y 6º de Primaria y de toda Secundaria participen en programas de prevención de drogas en los centros educativos y paralelamente se trabaja con 3.000 familias al año, desarrollando programas de ámbito universal, selectivo e indicado.

 

Asimismo, se está trabajando por llevar el mensaje de tolerancia centro al consumo de alcohol y otras drogas a 9.000 jóvenes en actividades de ocio y extraescolares. El 80 % reciben información específica sobre alcohol, incorporándose en estas últimas actividades la nueva modalidad de ‘prevención entre iguales’ desarrollada en colaboración con el Consejo de la Juventud. El verano pasado se llegó a más de 2.000 jóvenes en talleres en campamentos juveniles y este verano el objetivo es duplicar los resultados. En esta línea, Marcos ha indicado que la Consejería ha puesto en marcha este mes también una campaña de mensajes de radio, en concreto en emisoras de música, para prevenir el consumo abusivo de alcohol en jóvenes.

 

En el marco del desarrollo de los respectivos Planes Locales contra las drogas, la Consejería está apoyando 550 acciones al año de prevención del consumo de drogas, de las cuales el 65 % se dirige a prevención del consumo de alcohol.

 

Consumo de otras sustancias

 

En cuanto al tabaco, la encuesta confirma el descenso del consumo en Castilla y León, que ha pasado a situarse en el 39 % frente al 42 % de hace cuatro años. A nivel nacional esta tendencia también se mantiene, si bien con consumos algo superiores a la Comunidad (41 % y 43 %). Prevalece el consumo del hombre frente al de la mujer, en ambos casos.

 

Los hipnosedantes y el cannabis es el segundo bloque de sustancias más consumidas, con prevalencias bastante alejadas de las anteriores. El consumo de hipnosedantes es en Castilla y León del 10,8 %, inferior al 12,2 % a nivel nacional. En términos generales se aprecia, como a nivel nacional, una tendencia creciente con una prevalencia del consumo de la mujer, que duplica el consumo de los hombres. Las diferencias además, según la encuesta, aumentan con la edad.

 

En relación al cannabis, las prevalencias de consumo descienden ligeramente tanto en Castilla y León como a nivel nacional, observándose en la Comunidad consumos inferiores. Los datos de la última encuesta dan para Castilla y León un 6,1 % de consumos en los últimos doce meses, frente al 9,2 % a nivel nacional. Los hombres consumen en mayor proporción que las mujeres en todos los grupos de edad.

 

El resto de sustancias (cocaína, anfetaminas, éxtasis, alucinógenos, heroína, inhalables volátiles…) tiene unos niveles de consumos muy bajos, prácticamente testimoniales, inferiores al 1 %, y siempre por debajo de los valores nacionales. El consumo está estabilizado. Las denominadas ‘nuevas sustancias’ son prácticamente anecdóticas en Castilla y León, consumo experimental entre 25 y 34 años. De hecho, el 75 % de la población nunca ha oído hablar de ellas.

 

La consejera también ha indicado que los datos de la encuesta indican que la población en general percibe un alto riesgo en el consumo de drogas, la percepción es mayor en las mujeres que en los hombres, sin embargo alerta sobre la baja percepción del riesgo en el consumo del alcohol y el cannabis. La población considera el tabaco más peligroso que el alcohol y que el cannabis.

 

Exposición ‘Hablemos de drogas’

 

La exposición, que permanecerá abierta en Ávila hasta el 2 de mayo en la Plaza de Santa Ana, forma parte de un programa de prevención de drogas de ámbito universal para prevenir a los jóvenes sobre los efectos de las drogas. A la inauguración ha asistido también el alcalde de Ávila, Miguel Ángel García; director territorial de Castilla y León y Asturias de Caixabank, José Manuel Bilbao; el responsable de la Fundación Obra Social ‘la Caixa’, Francesc Ventura, y el comisario de la exposición, Rafael Maldonado, catedrático de Farmacología de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona.

 

La consejera ha indicado que esta exposición, que tiene como objetivo sensibilizar a los jóvenes sobre los peligros y efectos del consumo de drogas, permitirá a estudiantes de enseñanza secundaria de Ávila, en grupos organizados, visitarla, así como a las familias y todos aquellos interesados que deseen.

 

Esta exposición se llevará posteriormente al resto de capitales de provincia de Castilla y León y algún municipio más. Se inicia así en Ávila un recorrido itinerante de una exposición interactiva, que lleva paralela actividades presenciales para los profesionales del ámbito de la educación y la salud.