Marc Márquez inicia en Losail la defensa de su título

Marc Márquez en rueda de prensa en Mugello

El Gran Premio de Catar dará inicio este domingo al Mundial de Velocidad de Motociclismo, un campeonato que en la categoría de MotoGP se presenta como un todos contra el español Marc Márquez (Repsol Honda) que pretende alargar su 'tiranía' en la categoría 'reina' y seguir devorando records.

El de Cervera se presenta de nuevo como el gran rival a batir después de firmar dos títulos consecutivos, uno 'sorpresivo' en el año de su debut y 'ayudado' en parte por el infortunio de sus rivales, y el de 2014 producto de un dominio apabullante en el primer tramo de la campaña, pese a una caída que le dejó sin pretemporada, lo que no ha sucedido en esta ocasión.

El catalán ganó los diez primeros Grandes Premios de la pasada temporada para dejar sentenciada su segunda corona mundialista. Su compañero Dani Pedrosa logró por fin batirle en Brno (República Checa) y a partir de ahí la reacción de Yamaha y algún error inusual evitaron que hubiera firmado un campeonato rozando la perfección, pero que culminó con 13 victorias de 18 posibles, superando la marca de Mick Doohan de 12 triunfos en 1997.

De todos modos, el tetracampeón del mundo, que lleva tres años consecutivos saboreando un título, sabe que este 2015 no será tan relativamente sencillo como el anterior, pero en la pretemporada ha dominado con mano de hierro, salvo en los últimos tests celebrados precisamente en Losail y alterados por la lluvia. En Sepang, arrasó en la primera toma de contacto, batiendo incluso su propio récord del circuito, una muestra de que su poderío no ha bajado.

La gran amenaza para Márquez vendrá sobre todo por parte de las 'M1', que parecen haber dado un salto y con unos muy motivados Jorge Lorenzo y Valentino Rossi, dispuestos a evitar que su rival encarrile la tercera corona antes del parón veraniego.

El piloto balear y el italiano se presentan, con permiso de Dani Pedrosa, como sus más directos rivales en la pugna por frenar el inicio de su 'era'. Yamaha se ha esforzado en mejorar las prestaciones de sus dos monturas oficiales, con el cambio 'seamless' al completo para intentar medirse con unas Honda que siguen siendo muy potentes.

Lorenzo afronta el año en una predisposición distinta al anterior, cuando las operaciones en el invierno de 2013 y una errónea planificación le hicieron llegar lejos de su mejor forma y se dejó todas sus opciones. Posteriormente, mejoró su estado físico y, tras renovar con Yamaha, volvió a su mejor nivel para volver a ser asiduo al podio y ganar carreras. Tras ser campeón del mundo batiendo a Rossi y Casey Stoner, su objetivo ahora es sumar su tercer entorchado ganando a Márquez.

Junto a él está un renacido Rossi. El piloto italiano, de 36 años, volvió a dar 'guerra' en 2014 después de tres años discretos, dos de ellos en su fallido intento en Ducati, y se proclamó subcampeón del mundo y siendo capaz de estar delante. Esta motivación le ha ayudado para seguir con ganas y de dar un paso más para poder pelear por una décima corona mundialista.

Por detrás de este trío se sitúa un Dani Pedrosa, que desea inmiscuirse en estos duelos después de una última campaña donde no le fue demasiado bien, aunque le quedó el 'honor' de ser el primero en derrotar a Márquez y, pese a todo, sumó un total de diez podios.

LA AMENAZA DE DUCATI

Estas cuatro monturas deben ser las que dominen el campeonato, aunque la nueva 'GP15 Desmosedici' de Ducati, que pilotan los italianos Andrea Dovizioso y Andrea Iannone, ha ofrecido un buen rendimiento, dominando los tests de Catar, pero no hay que olvidar que cuentan con algunas ventajas que les da correr con unas especificaciones para la categoría 'Open', como el uso del neumático extrablando, que perderían en el caso de sumar tres triunfos.

El Mundial contará también con otros cinco pilotos españoles, cada uno con diferentes objetivos. Así, Aleix Espargaró y Maverick Viñales serán los encargados de volver a poner lo más alto posible el nombre de Suzuki, que vuelve al campeonato tras tres años de ausencia, mientras que el hermano del primero, Pol, que sigue en Yamaha, tratará de mejor su primer óptimo año.

Álvaro Bautista ha cambiado su Honda por una Aprilia, otra marca que retorna a la categoría 'reina', y Héctor Barberá buscará ser el mejor de la categoría 'Open' con una Ducati con la que ha dejado muy buenas sensaciones en la pretemporada.

Todos ellos se medirán por primera vez este domingo en el circuito de Losail, en la tradicional carrera nocturna que lleva abriendo el Mundial hace varios años y que, pese a haber ganado el año pasado, no es de los favoritos de Marc Márquez, pero sí de Yamaha y de Lorenzo, que empezó las campañas de 2012 y 2013 con triunfo.

Es la primera cita y no parece vital, pero fallar puede ser un gran paso atrás para los favoritos. El tiempo será más 'normal' que hace unos días en la pretemporada, cuando la lluvia arruinó las pruebas, y habrá entrenamientos libres ya este jueves.