Marc Márquez es un 'chico 10'

Marc Márquez

El piloto español Marc Márquez (Honda) ha completado una nueva exhibición en el Mundial de MotoGP que lidera con puño de hierro sumando una nueva victoria, para lograr la décima consecutiva en las mismas carreras, superando al también español Jorge Lorenzo (Yamaha) y al italiano Valentino Rossi (Yamaha), segundo y tercero.

El de Cervera grabó su nombre en la historia del deporte al conseguir la décima victoria consecutiva en la categoría, igualando el récord de Michael Doohan de 1997. Todo sigue igual en MotoGP tras las vacaciones. Las tres semanas alejadas del frenético ritmo de los Grandes Premios no ha cambiado nada en la categoría reina, que cada fin de semana sigue viendo como un joven piloto de 21 años sigue haciendo historia a lomos de su Honda.

 

Indiana ha sido testigo de una nueva lección de pilotaje del piloto Repsol Honda, que tras romper todos los récords en la sesión clasificatoria del sábado, cruzó la línea de meta en la primera posición por décima vez consecutiva. De igual manera lo hizo por última vez el mítico Doohan, que ganó las diez primeras carreras de la temporada con Honda y que logró llevarse el Campeonato tras vencer en 12 de las 15 pruebas que se celebraron aquel año.

 

Además, está nueva victoria de Márquez supone el triunfo número 100 de un español en la máxima categoría del campeonato del Mundo de motociclismo, sumando también la número 500 del motociclismo nacional en las diversas categorías que conforman el Campeonato del Mundo.

 

A pesar de acabar la décima prueba de la temporada con una gran ventaja con respecto a sus rivales, el inicio no fue sencillo para el piloto de Honda. Márquez no pudo realizar una buena salida y bajó hasta la cuarta posición, luchando con Lorenzo y Dani Pedrosa (Honda) y tratando de seguir el ritmo de Valentino Rossi (Yamaha), que se puso primero seguido de Andrea Dovizioso (Ducati) y Andrea Iannone (Ducati).

 

Aún así, poco tardó el de Cervera en meterse entre los tres primeros, adelantando a Iannone durante la segunda vuelta y colocándose a rueda de Dovizioso y de Rossi, que mantuvieron una lucha encarnizada por la primera plaza. En esa lucha, los italianos cometieron un error que dejó la pista libre para que Márquez se pusiera liderando la carrera.

 

El español trató de marcharse en solitario pero primero tuvo que verse las caras con Rossi, que tras reconocer el pasado jueves que tenían que evitar una nueva victoria del español por "el bien de los pilotos y del campeonato", trató de vender cara la primera posición.

 

La resistencia de Rossi acabó en la décima vuelta, cuando Márquez le adelantó para ponerse primero. A partir de esta vuelta la carrera sólo tuvo un color, el naranja de la moto nipona. El líder del Mundial aumentó el ritmo y comenzó a escaparse del italiano, aumentando la ventaja en cada paso por línea de meta y encarando la última vuelta con una cómoda ventaja que le permitió pasar por debajo de la bandera a cuadros con relativa tranquilidad.

 

Por detrás, Lorenzo adelantó a Rossi y pudo acabar la prueba en la segunda plaza, relegando al italiano al tercer escalón del podio. Mientras, en la cuarta posición cruzó la Honda del español Dani Pedrosa, que no vivió su mejor fin de semana y que tendrá que esperar al trazado de Brno para tratar de recortar puntos a su compañero de equipo.

Noticias relacionadas