Manuel Vicente califica la elección directa de alcaldes como una maniobra del PP para mantenerse en el poder

El portavoz del Grupo Municipal de UPyD en el Ayuntamiento de Ávila, Manuel Vicente, ha rechazado la propuesta de elección directa de alcaldes que defiende el PP para que en los municipios gobierne el partido más votado. Para Vicente es "una maniobra descarada” con la que los populares sólo buscan “mantenerse en el poder” y que han recurrido a ella “cuando han visto que el bipartidismo está acabado”.

El portavoz del Grupo Municipal magenta ha dejado claro que su partido está a favor de una reforma electoral que conlleve un reparto más equilibrado del poder, porque la ley actual es “muy injusta” con los partidos minoritarios, pero entiende que el PP no busca con esta medida revertir esa situación, sino únicamente “blindarse a toda costa en el poder”, con el fin de perpetuarse en ciudades como Ávila, donde gobiernan desde hace más de dos décadas, “favoreciendo un continuismo que los ciudadanos no desean y que intenta frenar las ganas de cambio de los abulenses”.

 

Manuel Vicente cree que lo que ocurre ahora es que el PP “ha hecho sus cuentas” y ha visto que en las elecciones municipales de 2015 puede obtener mayoría simple en muchas ciudades españolas, incluyendo la capital amurallada, y por eso ha decidido cambiar, de forma unilateral, las reglas del juego. “Es una cacicada más para mantener las alcaldías en manos del bipartidismo y cerrar la entrada a otros partidos”, ha criticado, “con el fin de imitar los chiringuitos de las diputaciones”.

 

En cualquier caso, UPyD tiene claro que es una medida con la que el PP demuestra que “piensa como una empresa que vive de lo público y que no se preocupa de beneficiar a la ciudadanía”, por lo que “no es nada extraño que crezca la desafección hacia la política en general”.

 

Al respecto, Manuel Vicente ha hecho hincapié en que UPyD, en su programa electoral de 2011, ya planteó la elección directa de los alcaldes a dos vueltas y ha precisado que eso no es lo mismo que entregar el poder municipal a la lista más votada, como defiende el PP.

 

En otros países de la UE ya se utiliza la fórmula de las dos vueltas para elegir alcaldes, que debe ir acompañada de otras reformas para redefinir las competencias de los alcaldes y de los plenos municipales dejando para los primeros las funciones ejecutivas y para el resto del consistorio la legislativa.

 

"Si se trata de regenerar la democracia y de que los ciudadanos tengan más poder a la hora de elegir al alcalde, hay que modificar Ley de Bases de Régimen Local y la Ley Electoral y rechazar retoques cosméticos que solo buscar perpetuar a los mismos en el poder", ha reclamado. A ello suman, además, la perentoria necesidad de fusionar ayuntamientos.