Maestros y maestrillos en El Grande

La plaza de El Grande se convierte por unas horas en un ruedo improvisado donde aprender a dar unos capotazos

El Grande y unas cuantas vayas han convertido el centro de la ciudad en un coso improvisado, dónde niños y no tan niños daban unos capotazos para enfrentarse a unos temidos toros.

 

Abulenses y turistas se han reído con la iniciativa, curiosa y poco común en nuestra tierra.

 

A lo mejor a alguno le pica el gusanillo y quiere tomar la alternativa en unos años.