Madrid e Instituciones Penitenciarias agilizan el proceso para que menores de 3 años vivan con sus madres en prisión

Responsables del Instituto Madrileño de la Familia y el Menor de la Comunidad de Madrid y representantes de la Dirección General de Instituciones Penitenciarias han mantenido una reunión institucional con el fin de agilizar los procesos y trámites para que los niños menores de tres años, hijos de mujeres recluidas en prisión, puedan pasar a convivir con ellas en el módulo de madres, evitando demorar su ingreso y reduciendo así su estancia en un centro de protección, ha informado el Gobierno regional.


MADRID, 5 (EUROPA PRESS)



El ingreso en las Unidades de madres, y la permanencia en ellas son voluntarias, previa solicitud de la interesada a la Fiscalía de Menores, estando sujeto el proceso al cumplimiento de las condiciones de un contrato terapéutico previamente establecido. Las mujeres con delitos de extrema gravedad, multireincidentes, y preventivas no tendrán acceso a estas unidades.

La posibilidad de que los niños menores de tres años permanezcan con su madre viene marcada por la propia necesidad de determinar un vínculo afectivo entre la madre y su hijo. En estas edades tempranas es cuando mas fuerte se establece este vínculo y viviendo con ella hasta que cumpla los tres años, siendo este el máximo de edad permitido para la convivencia en el centro penitenciario.

La vida en la Unidad se materializa en la convivencia en unos pequeños apartamentos en los que se desarrolla la vida cotidiana de las madres con sus hijos, obteniendo un beneficio evidente en el desarrollo emocional e intelectual de los niños.

La escolarización de los pequeños está garantizada, bien sea en la propia guardería del centro, o bien con una plaza por dictamen de 'Urgencia Social' para la escolarización en Escuela Infantil tramitada por la Comisión de Tutela del Menor del IMFM.

Las Unidades de Madres, son una experiencia pionera en Europa para favorecer el desarrollo educativo de los hijos de mujeres que cumplen condena.