Luis Ángel Cabezas: "No juzgamos a nadie... pero la imagen de Asaja no puede dañarse así"

Los presidentes provincial y regional de Asaja, Luis Ángel Cabezas y Donaciano Dujo (d) (Foto: Chema Díez)

El presidente provincial de Asaja destaca que lo mejor es que Lino Rodríguez y Gerardo Rico dimitan "hasta que todo se aclare" porque por encima de todo "están los agricultores y ganaderos".

La polémica surgida en Asaja Valladolid con denuncias de posibles irregularidades en las cuentas y gastos no ha dejado indiferente a la organización en Castilla y León, que ha tomado cartas en el asunto y ha destituido a Lino Rodríguez (presidente Asaja Valladolid) y a Gerardo Rico de la regional y ha pedido su dimisión del sindicato en la provinca de Valladolid al no poder tomar cartas en el asunto.

 

Y es que, la estructura horizontal de Asaja hace que solo se pueda expulsar a los miembros de Asaja Castilla y León pero no de cada provincia ya que éstas son jurídicamente autónomas y deben ser los socios los que tomen esta determinación en caso de que quieran hacerlo.

 

Este escándalo, aún por confirmar por parte de la Justicia, no ha pasado desapercibido para Asaja Salamanca, cuyo presidente, Luis Ángel Cabezas, tilda de "preocupante. Que quede claro que nosotros no juzgamos a nadie, pero la imagen de Asaja no puede quedar dañada de esa manera. Y si lo que se ha destapado es verdad, que quede claro que no todos somos iguales. Hay muchos trabajadores que cumplen una función muy importante para los agricultores y ganaderos de toda la comunidad", aclara.

 

Para Cabezas, lo que deberían haber hechos los dos representantes de Asaja Valladolid es "dimitir hasta que todo se aclare y si la Justicia se pronuncia en su contra que no vuelvan y si es al contrario, que vuelvan a ocupar sus puestos sin que nada ocurra. Pero deben dimitir", agrega.

 

Por último, Luis Ángel Cabezas defiende a ultranza a todos los profesionales que forman Asaja en la Comunidad. "Este hecho no puede empañar todo lo que se hace desde el sindicato, ni mucho menos. Hay que saber separar las coas y no seguir dañando a esta organizacón", concluye.