Louisville permite a Rick Pitino entrar en la historia del baloncesto universitario

La Universidad de Louisville se coronó esta pasada madrugada como nueva campeona de la NCAA tras batir por 76-82 a la de Michigan en la gran final universitaria estadounidense celebrada en Atlanta, permitiendo así que su técnico, el mítico Rick Pitino, entre en la historia al conquistar el título con dos universidades diferentes.



MADRID, 9 (EUROPA PRESS)



Pitino, que la semana antes de la 'Final Four' recibía la noticia de su entrada en el Salón de la Fama, ya había logrado este campeonato con la Universidad de Kentucky en 1996, y ahora dirigió a los Cardinals a su tercer entorchado, el primero desde 1986. "Este equipo es uno de los más unidos, de los más duros y de los más inflexibles. Estar abajo nunca nos molestó, simplemente remontaron", señaló Pitino tras el encuentro.

Además, el entrenador, que ahora deberá cumplir su promesa y hacerse un tatuaje, coronó una gran semana a nivel personal ya que el pasado sábado el caballo del que es copropietario, 'Goldencents', también ganó el Derby de Kentucky, y con todos los bonus recibidos, sus ganancias de esta temporada ascendieron a seis millones de dólares (más de 4,5 millones de euros).

Louisville también aprovechó la ocasión para rendir homenaje a uno de sus mejores jugadores, Kevin Ware, víctima de una grave lesión en la final regional y presente en el banquillo. Así, sus compañeros, una vez más, le recordaron durante el calentamiento portando sudaderas con su número '5'.

El otro protagonista de la final fue Luke Hancock, el mejor de los Cardinals, con un tremendo acierto con 22 puntos, con 5/5 en triples y 7/10 en tiros libres, tres asistencias y dos robos, lo que le hizo ser designado 'Jugador Más Espectacular', el 'MVP', convirtiéndose en el primer jugador de banquillo en conseguirlo. Junto a él, Peyton Siva (18) y Chane Benahan (15 y 12 rebotes) también brillaron en los campeones.

De todos modos, no fue fácil. Los de Rick Pitino fueron por detrás en el marcador por más de diez puntos en la primera mitad ante los Wolverines, en su primera final desde 1993, Lousiville no se arredró y acertó a remontar para sentenciar en los minutos finales.

Otro suplente, este de Michigan, Spike Albrecht, lideró a los suyos a abrir una buena brecha en el marcador en los primeros 20 minutos y con todos sus puntos del partido (17) permitió a los Wolverines mandar por un amenazante 35-22 a poco más de tres minutos del final de la primera mitad. Sin embargo, Pitino paró el partido y aleccionó a sus hombres, que sólo permitieron tres puntos más al descanso y lograron apretar el electrónico al descanso (38-37) gracias a Hancock, que encadenó una serie de cuatro triples consecutivos.

En la reanudación, la igualdad se mantuvo hasta los últimos cinco minutos, momento en el que Louisville se empezó a despegar, logrando la decena de ventaja (66-76) con el quinto acierto del 'MVP'. Michigan, con un gran Trey Burke (24 puntos), no se rindió y se llegó a poner a cuatro (74-78), pero a su rival no le tembló la mano desde los tiros libres llevando la algarabía a una universidad, que aspira al doblete si el equipo femenino vence hoy martes a Connecticut.