Los vecinos del centro de la capital exigen un casco histórico "seguro y peatonal"

Calle Bracamonte, que será peatonal.

Denuncian la situación en que se encuentran diversas calles del casco histórico de la capital como consecuencia de haber desviado gran parte del tráfico por las mismas, conllevando "incomodidad e inseguridad constante y grave que sufrimos los peatones, particularmente los ancianos, los niños y las personas con discapacidad, porque no podemos circular con normalidad por las aceras al ser invadidas por los vehículos".

A la par, en íntima relación con el problema del tráfico, reclaman "la conveniencia de hacer peatonal el casco histórico como forma de poder potenciar la vida ciudadana y comercial en una zona que viene languideciendo de día en día desde hace años y que está abocada al despoblamiento y a la ruina económica si no se toman medidas".