Los usuarios se ponen en pie de guerra contra la supresión de los abonos con Madrid

Numerosos usuarios de los autobuses de la línea Ávila-Madrid que los usan todas las mañanas desde hace años para trasladarse a la capital para trabajar y estudiar, se concentraron en la nueva estación abulense para mostrar su indignación por la posible eliminación del convenio por el que se comercializan los abonos combinados entre Comunidades.

Varios usuarios de los tres autobuses que diariamente unen Ávila con Madrid a primera hora de la mañana, y que los utilizan para acudir hasta la capital española para trabajar y estudiar se han concentrado en la nueva estación de autobuses abulense para protestar ante la situación a la que se ha llegado por la que se ha anunciado la suspensión del convenio entre Comunidades para continuar con los abonos de transporte combinados.

 

Los usuarios, que ya se conocen por realizar juntos esta ruta desde hace años hicieron la quedada vía What’s App, aplicación de móviles en la que cuentan con grupos conjuntos a través de los cuales mantienen contacto para distintos temas.

 

Según explicaron algunos de los presentes, este será sólo el comienzo de una serie de concentraciones con las que quieren luchar contra la finalización del convenio, y que les podría llevar, según expresaron, a solicitar permisos a la Subdelegación para hacerlo en otros puntos de la ciudad, además de que tienen intención de realizar medidas conjuntas con los usuarios segovianos, también afectados por esta situación.

 

Según indicaron, se les informó del fin del acuerdo el pasado viernes en un papel que les entregó uno de los interventores de los trenes, “sin poder pedir explicaciones a nadie”, y muchos incluso no se enteraron, y tuvieron que ser informados a través del What’s App.

 

Con la suspensión del convenio, lamentaron, "se acabará con el abono combinado por el que se prolonga hasta Ávila el abono C2 de Madrid", e incluso "afectará a los abonos de diez viajes, aumentando tanto los precios que muchos dejaremos de usar este servicio”, lo que “nos afectará a nosotros, pero también a la empresa”.

 

Algunos de los presentes también mostraron su tristeza por la situación, “muy crítica para aquellos que no se lo pueden permitir porque sus sueldos no dan para más” y algunos apuntaban que esto podría suponer incluso que mucha gente terminara yéndose de Ávila, “porque al final estar fuera saldría más económico”.

Noticias relacionadas