Los trabajadores de Nissan exigen la implicación de Junta y Gobierno en su lucha

La manifestación organizada contra las medidas de presión de la dirección de Nissan para la factoría abulense ya ha pasado por las sedes de la Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León y la Subdelegación del Gobierno, donde han leído sendos comunicados mostrando las exigencias del Comité de Empresa en defensa de sus puestos de trabajo.

La manifestación de los trabajadores de Nissan organizada dentro del plan de movilizaciones de la jornada de huelga contra las medidas de presión de la empresa japonesa por la que exigen la amortización de 50 puestos de trabajo y reducción de salarios, ya ha hecho sus dos primeras paradas, frente a las sedes de la Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León y frente a la Subdelegación del Gobierno, ante las que han leído sendos comunicados informando de las exigencias del Comité de Empresa y pidiendo la implicación de ambos en la lucha por la defensa de sus puestos de trabajo.

 

Entre bocinazos y petardos, y bajo lemas como “Con la imposición no hay negociación”, “Nissan miente, la Junta consciente”, “Nissan somos todos”, “A la cadena, Torres a la cadena”, “Así, así,  ni un paso atrás, contra los despidos huelga general”, “Nuestro futuro es vuestro futuro” o “No nos mires, únete”, casi la totalidad de la plantilla de la factoría abulense, según el Comité de Empresa, ha recorrido las calles que separan la fábrica de la sede de la administración regional, en la plaza de Santa Ana, donde se ha producido un emotivo encuentro con las mujeres de los trabajadores, que estaban allí concentradas.

 

Frente la Delegación Territorial, un representante del Comité de Empresa ha leído un comunicado dirigido a la Junta en el que han asegurado que “los trabajadores han cumplido con el compromiso de los acuerdos”, y han advertido que “cuando quieran bajar nuestros salarios para mejorar sus beneficios económicos nos tendrán de frente”.

 

En el comunicado han señalado además que “desde hace cuatro años ya sabemos que no pertenecemos a la familia Nissan como antes” y por ello, apuntan “salimos a las calles de Ávila, porque lo que hace peligrar el trabajo y el futuro de Ávila es el afán insaciable de pedir más esfuerzos a los trabajadores y plantear un escenario sin ninguna garantía de futuro, no respetando los acuerdos del año 2010”.

 

Por todo ello han señalado, “manifestamos nuestro compromiso firme de defender nuestros puestos con la misma dignidad con la misma que nos enseñaron basada en el diálogo y negociación como seña de identidad y no autoritarismo e imposición como con la actual dirección” y es aquí, finalizan, “donde esperamos encontrar a las administraciones para defender nuestro futuro y el de nuestras familias”, porque, destacan “también es responsabilidad suya gestionar esos fondos públicos que Nissan recibe”.

 

Después de su lectura, todos los trabajadores y las mujeres se han unido para continuar hasta la Subdelegación del Gobierno, donde también han leído otro comunicado con las mismas fundamentaciones, y se han puesto en marcha hacia su último destino, la plaza del Mercado Chico y el Ayuntamiento de Ávila.

Noticias relacionadas