Los trabajadores de las BRIF protagonizan desde este lunes un nuevo encierro

Los trabajadores de todas las bases BRIF de la península y La Palma (10 bases en total), entre las que se inclutye la base abulense del Puerto del Pico, comenzarán a las 21.30 horas de este lunes un encierro de una semana en protesta por sus condiciones de trabajo.

Trabajadores de las brigadas de refuerzo contra incendios forestales (Brif) asentadas en las tres bases de Castilla y León protagonizarán este lunes, a partir de las 21.30 horas, un nuevo encierro para demandar a la empresa pública Tragsa mejoras en sus condiciones laborales.

 

Los encierros, que forman parte del programa de movilizacines diseñado en el ámbito nacional, se sucederán desde este lunes hasta el 28, ambos incluidos, según informaron fuentes de la organización.

 

Las últimas movilizaciones de este tipo en Castilla y León se produjeron el pasado día 10 de septiembre, cuando 48 trabajadores pertenecientes a seis cuadrillas de las bases de Tabuyo del Monte (León), Lubia (Soria) y Puerto El Pico (Ávila) protagonizaron un encierro en la Unidad Territorial de Valladolid, aunque ya el día 28 de agosto se había desarrollado otro en las propias bases castellanoleonesas.

 

Con estos encierros, los trabajadores pretenden que se atiendan algunas de sus reivindicaciones, "rechazadas a lo largo del tiempo", de cara a la negociación del nuevo convenio colectivo, según ha explicado un portavoz de la Asociación de Trabajadores de las Brif (ATBrif), que agrupa al 80 por ciento de todos los operarios de estas brigadas en España.

 

Entre los denominados "puntos inviolables" que reclaman, se encuentran la demanda de una mayor retribución en concepto de "peligrosidad", ya que, como ha apuntado, su trabajo implica estar "en primera línea de fuego", a pesar de lo cual su sueldo roza "los 900 euros al mes".

 

Asimismo, piden que se los incluya en la categoría de Bombero Forestal y no en la de Peón Forestal, en la que figuran actualmente. Por otro lado, solicitan un adelanto de la edad de jubilación y la habilitación de una segunda actividad para aquellos que "puedan seguir trabajando pero no en primera línea de fuego", como podrían ser el puesto de conductor o el de labores de prevención.

 

En Castilla y León trabajan actualmente 139 personas en las distintas Brif, repartidas entre las bases de Tabuyo (56), Lubia (51) y Puerto El Pico (32).