Los trabajadores de la gasolinera: Bretón se llevó distintas garrafas llenas

José Bretón

Más de 250 litros de gasoil. Un amigo de Bretón reconoce que le extrañó que perdiera a los niños porque no se seperaba de ellos y que no se sentaba en cualquier lado y si era así "ponía un trapo" antes. 

Los tres trabajadores de la gasolinera de la cooperativa de Huelva por la que pasaba José Bretón días antes del 8 de octubre de 2011, cuando supuestamente asesinó a sus hijos y los quemó en una hoguera de la finca familiar de Córdoba, han certificado que el acusado visitó las instalaciones en numerosas ocasiones, se llevó distintas garrafas llenas de gasoil y las metió en el maletero de su coche. Según las cifras aportadas en la sala, las cantidades superaban los 250 litros.

 

Uno de los empleados ha declarado por videoconferencia ante el magistrado y el Tribunal del Jurado que se ofreció a Bretón para el suministro de gasolina en la cooperativa, porque era más barata y Bretón "estaba en paro", y ello lo consideraba como "un favor excepcional", que no realizaba con otras personas. Además, ha contado que en su presencia no se llevó garrafas, sino que se enteró después de que se las había llevado, motivo por el que asegura que se sintió "utilizado" porque lo que él hacía con Bretón "era un favor, pero que no abusara".

 

Otro de los dos empleados, que también ha prestado declaración por videoconferencia, ha relatado el día en el que se llevó dos garrafas y cómo las metió en el maletero; mientras que la tercera trabajadora asegura que se llevó grandes cantidades y visitó la gasolinera hasta "un mínimo de seis veces" en distintas semanas antes de los hechos.

 

Por otra parte, un amigo de Bretón en Huelva ha manifestado que el acusado era "un poco estricto" con los niños y "siempre" estaba pendiente de ellos y sobre la relación con Ruth asevera que "discutían" como pareja normal y le gritó en algunas ocasiones. Además, ha relatado "las manías" del acusado, como que "le hacía quitarse los zapatos dentro de la casa" cuando lo visitaba y que Bretón "no se sentaba en cualquier lado", y sí era así, "ponía un trapo" antes.

 

Igualmente, ha declarado que le "extrañó un poco" que se le perdieran los niños, porque "donde iban los niños siempre estaba pendiente", a lo que añade que "nunca" vio que se le alejaran 15 o 20 metros cuando estaba con ellos.

Noticias relacionadas