Los socios de la SGAE vuelven a rechazar las cuentas de la entidad de 2013

Los socios de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) han rechazado nuevamente las cuentas de la entidad correspondientes a 2013 que se han sometido este lunes a examen en una Asamblea General Extraordinaria en la que también han dado la espalda a la modificación reglamentaria propuesta por la Junta Directiva.
MADRID, 26 (EUROPA PRESS)



La Asamblea Extraordinaria de este lunes había sido convocada por la Junta Directiva de la entidad el pasado 15 de julio precisamente tras no aprobarse las cuentas en la Asamblea General Ordinaria de Socios del 21 de junio del año pasado.

Las cuentas de 2013 han sido rechazadas al no alcanzarse el apoyo de las dos terceras partes de los socios que han ejercido su derecho a voto, que en la cita de este lunes ha sido 1.516 socios asistentes y representados en la Asamblea y Pre-asambleas (25.997 votos representados). Finalmente, el resultado ha sido un 57,32 por ciento de votos afirmativos (14.563 votos), un 39,06 por ciento de votos negativos (9.923 votos) y un 3,62 por ciento de abstenciones (920 votos).

El presidente de entidad, José Luis Acosta, ha defendido el resultado conseguido tras obtener una mayoría simple, "una mayoría holgada con más de 4.000 votos de diferencia" ha señalado, criticando así el sistema que recoge los estatutos que exige las dos terceras partes de los votos, un hecho que ha dicho "hay que cambiar".

Por parte del sector crítico de la SGAE, Rafael Galán ha asegurado que no se han aprobado porque las cuentas "no están bien formuladas", hecho que, según ha indicado, piensan parte de los socios. Además, Galán ha calificado de "extraña" la convocatoria de esta asamblea, hecho que ha calificado de "electoralista".

El 26 de febrero se celebran elecciones para elegir la nueva Junta Directiva y será esta nueva dirección la encargada de volver a presentar unas nuevas cuentas. Para Galán, la entidad está al borde de la "desaparición" debido a que la situación económica y financiera "es muy mala" y la recaudación "muy baja".

Además, Rafael Galán ha afirmado que la situación es complicada teniendo en cuenta que la organización está "dividida en dos grandes bloques" que obstaculiza la gestión y la dirección debido, ha señalado, a que hay "muchos intereses enfrentados".

En este sentido, el presidente de la SGAE en declaraciones a Europa Press ha calificado de "barbaridad" estás afirmaciones y ha defendido que las cuentas demuestras que están "empezando a salir" pese a la situación económica que atraviesa el país y a "la política anti-cultural" del Gobierno de Mariano Rajoy.

OTROS ASUNTOS

En la Asamblea Extraordinaria también ha abordado cuestiones como la propuesta de modificación de la actual regulación del reparto de los derechos que genera la emisión de música en la televisión. Al igual que en la votación anterior, la propuesta de la Junta Directiva no ha sido ratificada por ser necesaria también la mayoría de los dos tercios de los votos para su aprobación.

En este sentido, los socios han emitido un 56,61 por ciento de votos afirmativos (13.989 votos), un 41,40% por ciento de votos negativos (10.230 votos) y un 2 por ciento de abstenciones (494 votos).

Tampoco se han aprobado las propuestas de reforma estatuaria, que en esta ocasión se han efectuado en distintos bloques: un primero referido a varias correcciones de estilo y concordancias que ha sido rechazado por un 51,47% por ciento de votos negativos frente a un 45,13 por ciento de votos afirmativos y un 3,41 por ciento de abstenciones.

Sin embargo, el segundo bloque referido a modificaciones técnicas que ha sido aprobado por un 60,55 por ciento de votos afirmativos, un 36,39% por ciento negativos y un 3,06 por ciento de abstenciones.

El último bloque sometido a votación ha sido el relativo a la posibilidad de que en el futuro los socios de SGAE puedan delegar su voto en las Preasambleas: esta última modificación también ha sido aprobada con un 52,75 por ciento de votos afirmativos, un 43,56 por ciento de votos negativos y un 3,69 por ciento de abstenciones.