Los socialistas creen que "hay que seguir trabajando para que la Semana Santa de Ávila sea declarada de Interés Turístico Internacional"

La concejala socialista, Manuela Prieto, considera que el equipo de gobierno "es conformista y poco ambicioso mostrándose tan eufórico con los datos turísticos de Semana Santa"

El mal tiempo y la crisis no pueden seguir siendo excusas ni servir de justificación a la situación del turismo en nuestra ciudad en cualquier época del año. En este sentido, desde el Grupo Municipal Socialista creemos que el equipo de gobierno maneja unos datos que no son, ni mucho menos, tan positivos como se asegura desde la concejalía de Turismo. Y es que, por ejemplo, a pesar de que ha habido una ocupación hotelera cercana al 100%, ha habido un descenso en la recaudación por el acceso a la muralla. Hay que aspirar a lo máximo y tomar conciencia de que tanto Ávila como su Semana Santa tienen calidad y categoría suficiente para merecer la promoción y el apoyo institucional a nivel regional, nacional e internacional”, aseguraba Prieto.

 

Según la edil socialista, “mientras que la Junta de Semana Santa carga con todo el peso en la promoción y puesta en valor de esta celebración religiosa en nuestra ciudad, el equipo de gobierno se pone de perfil y lejos de hacer autocrítica, analiza la semana santa desde una perspectiva excesivamente halagüeña”.

 

Para Manuela Prieto, “el equipo de gobierno no está dando el cien por cien en un tema tan importante como la promoción y puesta en valor de nuestra semana santa. Desde el Grupo socialista, son muchas las llamadas de atención que le hemos trasladado en este asunto. Es el caso de la última comisión de cultura, donde pedimos al equipo de gobierno que no fuera condescendiente con las declaraciones del alcalde de Valladolid, sobre las aspiraciones de ciudades como Ávila en su declaración internacional de la Semana Santa. Las palabras de León de la Riva fueron lamentables y desafortunadas ya que apuntaba que cuando las distinciones se dan con mucho rigor y son escasas, tienen mucho valor, pero cuando se reparten como si fuera una tómbola, se devalúan en sí mismas”.

 

Declaraciones como estas y la pasividad de quienes deben apoyar la cultura y el turismo, sin duda, nos pueden pasar factura, y eso, para la economía de Ávila, sería una mazazo”.