Los socialistas abulenses prosiguen su lucha contra la LOMCE

Piden su retirada y la apertura de un debate entre todos los sectores implicados para la creación de una nueva Ley consensuada y que no perjudique a la educación pública

Francisco López, secretario de Educación para la Ejecutiva Provincial del Partido Socialista, ha reiterado hoy la oposición de su partido a la LOMCE, pidiendo su retirada y la apertura de un debate para crear una Ley consensuada y en la que se tenga en cuenta a la comunidad educativa, “a la que ahora se le ha dado la espalda por completo”.

 

Son numerosos los argumentos que los socialistas presentan para la retirada de la LOMCE:

 

  • Es una reforma hecha a espaldas de la comunidad educativa

  • Elimina la Educación para la Ciudadanía y dota de más privilegios a Religión

  • Implica un retroceso en la ayuda a los alumnos y en la diversidad

  • Elimina las ayudas para los niños de 0 a 3 años, y reduce otras ayudas escolares y las de comedores

  • Introduce seis reválidas externas a los centros

  • Aplica una segmentación temprana de alumnos estableciendo dos titulaciones en secundaria: alumnos que podrán acceder al bachillerato y otros que sólo podrán acceder a Formación Profesional

  • Impone un ranking entre los centros con evaluaciones de los mismos que implicarán que haya centros de 1ª y 3ª categoría, siendo estos últimos los que reciban menos ayudas y se conviertan en “guetos”.

  • Se limitan la oferta de optativas, recortando y eliminando numerosas asignaturas

  • La aliminación de optativas en los centros conllevará a que muchos alumnos se tengan que desplazar a otros centros para poder cursar los estudios elegidos

  • Desaparece el “poder” de los Consejos Educativos, que no tendrán “ni voz ni voto”, recayendo toda la capacidad de decisión en los directores

  • Subirán aún más las tasas universitarias, por lo que muchos estudiantes se verán obligados a dejar sus estudios.

  • Consolida todos estos recortes no considerándolos en ningún momento temporales

  • Permite que los centros tengan una única línea de bachillerato, cuando en la actualidad obligatoriamente han de tener dos, limitando las opciones a elegir su futuro a los estudiantes. Esto perjudicará aún más a los centros rurales.

 

Por todos estos motivos, los socialistas piden su inminente retirada y consideran que si lleva a aprobarse, “será una Ley efímera, ya que no puede permanecer al no tener ningún apoyo”.