Los socialistas abulenses muestran su rechazo ante el posible cierre de unidades veterinarias en la provincia

José María Burgos

José María Burgos ha lamentado que “dos años después de que los ganaderos de la provincia se pusieran en pie de guerra por el cierre de tres unidades veterinarias en Ávila, la historia pueda repetirse”.

El senador socialista alerta de esta posibilidad tras conocer un informe de la consejería de Agricultura, remitido a la Dirección General de la consejería de Hacienda en el que se contempla y propone el cierre de 30 unidades veterinarias en la comunidad.


“No compartimos esta intención de la Junta de Castilla y León puesto que las unidades prestan un servicio muy importante tanto para los ganaderos como para el medio rural en general, al ser un servicio generador de empleo”.


José María Burgos considera que la propuesta de reestructuración de la Consejería de Agricultura y Ganadería de la Junta es “una verdadera provocación a los agricultores y ganaderos de la comunidad y un intolerable oprobio para los funcionarios.


Insiste en esta postura que, recuerda, el PSOE viene defendiendo “desde que la Consejería de Agricultura y Ganadería amagó en 2013 con una reordenación de las unidades veterinarias de Castilla y León que tenía como consecuencia el cierre de 29 de ellas, tres en la provincia de Ávila y que comportaba el desmantelamiento” de las 118 Unidades de Desarrollo Agrario que pasaban a denominarse Unidades Agrícolas Comarcales y que se reducían a 50 en Castilla y León”.


Para el senador socialista, “es urgente una respuesta por parte del Ejecutivo autonómico, al que pedimos que no prime criterios economicistas porque lo prioritario es el mantenimiento de empleo joven que permita la viabilidad de las explotaciones. El cierre anunciado no puede justificarse con criterios de eficiencia económica y de personal ya que no va a suponer ni un verdadero ahorro económico ni una optimización de los recursos humanos, sino que supondrá la eliminación de las pocas estructuras administrativas que aún quedan en el medio rural y la disminución de la calidad en la prestación de los servicios sanitarios”.