Los sindicatos y la izquierda abulense se concentran para “Salvar los Ayuntamientos”

Numerosos miembros de CC.OO., UGT, Izquierda Unida y Partido Socialista se han concentrado esta mañana a las puertas del Consitorio Abulense para mostrar su rechazo a la Reforma de la Administración Local y reivindicar “la salvación de los Ayuntamientos”. Una Reforma, coincidían desde sindicatos y partidos políticos “que sólo traerá más paro, privatización y ningún ahorro”.

“Salvar a los Ayuntamientos” y mostrar el rechazo absoluto al proyecto de Reforma de la Administración Local, ha sido el propósito de la concentración realizada esta mañana a las puertas del Consitorio de la capital, convocada por los sindicatos UGT y CC.OO, e Izquierda Unida y Partido Socialista.

 

 

Una Reforma que para CC.OO. supone que "no se van a poder prestar como hasta ahora los servicios públicos de Sanidad, Educación y Cultura; no se van poder prestar servicios en defensa de los consumidores; no se van a poder participar en los órganos de gestión de los centros públicos locales ni tener competencias en la protección del patrimonio artístico, y sobre todo, y lo más importante es que va a conllevar una pérdida de empleo público”.

 

Para UGT esta concentración pretende hacer una defensa del municipalismo, “entendido éste como cohesión de carácter social y no cosexión que busca el interés económico”. “Esta Reforma va a dar pie a una burbuja del empleo público y a la extinción de los servicios públicos sobre todo en municipios de menos de 20.000 habitantes, que va a estar intervenidos por el Ministerio de Administraciones Públicas a través de la Diputación, que no es un órgano elegido por el pueblo”.

 

 

El coodinador general de Izquierda Unida, José Alberto Novoa, manifestaba que esta Ley “pretende centralizar el poder y arrebatar a los ayuntamientos su capacidad de decisión y su capacidad democrática, al mismo tiempo que impedir que los ciudadanos cuenten con la administración más cercana a ellos”.

 

“Con esta concentración mostramos nuestro rechazo a la Ley de Reforma de la Administración local y apoyamos el el municipalismo y los derechos esenciales de los Ayuntamientos. Esta reforma sólo busca vaciar los ayuntamientos y dirigir los pueblos desde las diputaciones, que no son órganos elegidos por los ciudadanos” añadía. “Si no hay dinero para los ayuntamientos tampoco lo hay para las administraciones regionales y las diputaciones, lo supondrá que se implanten nuevas tasas o se graven las existentes a servicios que ahora no las tienen o son muy reducidas, o se abrirán las puertas de par en par a la iniciativa privada, que es el objetivo real de esta Reforma. Se están cargando la Democracia de este país y sus tres pilares fundamentales que son el estado central, al administración regional y la local”, finalizaba.

 

Desde Izquierda Unida consideran que la alternativa a esta reforma se sustenta en protestas y reivindicación de democracia en los pueblos para que éstos tengan suficiente dotación trabajando de forma autónoma y con los recursos económicos establecidos en el Pacto Local. Además de asumir la petición histórica de que los recursos del Estado se repartan al 33% en las administraciones.

 

 

Por su parte, el socialista Óscar Tapias, secretario de Política Municipal, también mostraba el rechazo de su partido a esta Ley que pretende sacar el Gobierno, primero, “porque se basa en una gran mentira, que es que se pretende ahorrar, cuando ellos mismos están vendiendo a Europa que van a lograr el equilibrio presupuestario gracias al superhávit de las entidades locales. Por lo tanto no se entiende el ahorro en las administraciones públicas que mejor funcionan. Y segundo, porque va a implicar una privatización de servicios, que significa empeoramiento brutal de los mismos y más gente al paro”.

 

“Hasta ahora los ayuntamientos han estado asumiendo con el dinero de sus ciudadanos competencias impropias que dependían de las administraciones regionales y el Gobierno Central, pues éstas no se han hecho cargo mismas. Con esta reforma los servicios que prestaban los consistorios van a desaparecer, algo que afecta profundamente a una provincia como la de Ávila, con 248 municipios, y en la que por supuesto todos los ciudadanos, sean del lugar que sean, tienen los mismos derechos.

 

 

Tanto los sindicatos como Izquierda Unida y Partido Socialistas, esperan que esta Ley no sea aprobada el próximo día 19 en el Congreso, aunque lo creen improbable dada la mayoría absoluta que ostenta el Partido Popular.