Los sindicatos castellanos y leoneses y portugueses piden una jornada de solidaridad en toda Europa para el 14N

“Ante problemas comunes, la respuesta también debe ser común”, aseguran desde UGT, CCOO y el CGTP de Portugal

Los Secretarios Generales de UGT y CCOO en Castilla y León, Agustín Prieto y Ángel Hernández acompañados por los Secretarios Generales de UGT y CCOO en Salamanca, Agustín Rodríguez y Emilio Prieto, junto al Secretario General de CGTP - Veiras Nordeste de Portugal, Luis Pereira Garra, han pedido hoy en Salamanca “una jornada de solidaridad en toda Europa” para el próximo día 14 de noviembre.

Luis Garra reconoció que en Portugal tienen “mucha confianza en esta huelga”, aunque saben que “es muy difícil que los trabajadores pierdan un día de sueldo, ya que muchos saben que incluso pueden perder el trabajo” asegura.

“Ante problemas comunes, la respuesta también debe ser común”, dice Agustín Prieto. “España y Portugal están viviendo una situación calcada contra la que hay que luchar juntos”, añade.

Para el líder de UGT en Castilla y León, “la política económica europea nos está hundiendo y en lugar de buscar una reactivación económica estimulando lo público como hacen en EEUU, estamos siguiendo el modelo alemán que nos hunde en el pozo”. “Basta ya de hablar de herencias recibidas: Desde que está Rajoy hay 500.000 parados más en España y 30.000 más en Castilla y León”, subraya. Estos problemas, por tanto, son los que les han obligado a responder con una huelga, como asegura Prieto, que pide que no solo sea “una huelga laboral, sino también social contra una política descabellada y equivocada de Rajoy con la que nos jugamos el presente y el futuro del país”. De esta manera, Prieto pide a autónomos y comerciantes “que sean solidarios” y a los ciudadanos de a pie “que no haya consumo”.

Por su parte, Ángel Hernández, secretario general de CCOO en Castilla y León, ha recordado que las razones para secundar la huelga el 14 de noviembre son innumerables desde que “el 10 de mayo de hace dos años, Zapatero comenzó a ceder a las imposiciones de la ‘troika’. Nadie discute que en materia de Sanidad y Educación estamos peor que hace dos años, por lo que pedimos que se canalice toda esta indignación de una forma cívica”. “Hay veces que descontar un día de nuestros salarios es una inversión”, finalizó.