Los servicios mínimos municipales rondarán el 10%

Ávilabús ha alcanzado un acuerdo para mantener el 33%-50% de los servicios y aun no hay acuerdo en Limpieza ni Ayuda a Domicilio

El Ayuntamiento de Ávila ha fijado en el 10% los servicios mínimos dispuestos para atender las necesidades esenciales de atención a la ciudad durante la Huelga General dispuesta para el próximo 14 de noviembre, tras consensuarlo y coordinarlo con las centrales sindicales de UGT y CCOO.

Según ha informado este jueves el portavoz del Equipo de Gobierno, José Francisco Hernández Herrero, un auxiliar y un ordenanza permanecerán en Secretaría General, en el cementerio y el servicio de extinción de incendios estará el 100% del turno correspondiente y en alumbrado un operario, un porcentaje que "permitirá un normal funcionamiento de los servicios municipales", ya que el representante municipal ha recordado que "debemos hacer compatible el derecho a la huelga con el derecho de los ciudadanos de disfrutar de los servicios públicos municipales".

Hernández Herrero ha detallado que serán 50 los trabajadores que prestarán los servicios mínimos frente a una plantilla de 550, lo que ha llevado a un acuerdo "rápido, sencillo y operativo" con los sindicatos.

En cuanto al transporte urbano, el Ayuntamiento ha informado que Avilabús ha adoptado un acuerdo con los representantes de trabajadores que dejará unos servicios propios de los sábados, dos coches en las líneas 1 y 6, y un coche en las líneas 3, 4, 5 y 7, mientras que no funcionarán la línea 2 ni la que llega a la Aldea del Rey Niño. El horario de salida de la cabecera será a las 7 de la mañana para siete coches y a las 8 saldrá otro más. El porcentaje de servicios mínimos, por tanto, oscilará entre el 33% y el 50%, tramos "muy razonables y sentatos para conciliar el derecho a la huelga con los desplazamientos de los ciudadanos que hayan optado por el derecho a trabajar u otro motivo".

El servicio de Limpieza y el de Ayuda a Domicilio aun no tienen acuerdo.

El portavoz municipal ha agradecido el consenso, el diálogo, y las facilidades concedidas por las centrales sindicales para alcanzar un rápido acuerdo de servicios mínimos, y ha recordado que se debe respetar el derecho a la huelga pero también el derecho al trabajo.