Los restos de Lope de Vega, Calderón o Quevedo, corrieron la misma "mala suerte" que los de Cervantes

La mayoría de los grandes escritores del Siglo de Oro, como Lope de Vega, Calderón o Quevedo, corrieron la misma "mala suerte" que Miguel de Cervantes en cuanto a la conservación de sus restos se refiere, según ha explicado el investigador y secretario del Grupo de Investigación Siglo de Oro (GRISO) de la Universidad de Navarra, Carlos Mata Induraín.

Lope de Vega fue enterrado en la Iglesia de San Sebastián de Madrid, pero debido a la historia de España, "muy convulsa, con muchas guerras, muchas revoluciones", en algún determinado momento, los restos se perdieron, pasaron seguramente a una fosa común y ahora se encuentran "no localizados".

Con Calderón pasó algo "parecido", ya que fue enterrado en la Iglesia de San Salvador, en el siglo XIX sufrió una serie traslados, sus restos pasaron a reposar en la Iglesia Nuestra Señora los Dolores, pero durante la Guerra Civil esta Iglesia sufrió un saqueo y los restos terminaron perdiéndose.

También similar fue el caso de Quevedo, que murió en Villanueva de los Infantes, fue enterrado en la Iglesia San Andrés Apóstol y, por diversas circunstancias, los huesos se mezclaron con otros. Al igual que con Cervantes, hace unos años también se organizó un equipo de investigación para localizarlos y se encontraron algunos huesos que se cree que pertenecían a Quevedo, por evidencias externas y datos de tipo histórico.

Por otro lado, en España se encuentran enterrados en Iglesias muchos personajes históricos, cuyos restos sí están localizados y que se pueden visitar. Entre ellos, el profesor de Historia de la Universidad CEU-San Pablo Alberto Bárcena destaca el caso de Fernando VI y su mujer, Bárbara de Braganza, ambos enterrados en la Iglesia de Santa Bárbara.

En el mismo templo, se encuentran los restos del general O'Donnell, uno de los grandes generales del Reinado de Isabel II, "una decisión muy política de querer honrarle" pues no era lo habitual que le enterraran en una Iglesia como esta, según apunta el experto.

Mientras, en la Catedral de La Almudena, se puede visitar la tumba de la Reina Mercedes, la primera mujer de Alfonso XII, "tan popular en su día".

Además, en El Escorial se encuentra toda la monarquía hispánica, todos los Reyes de España desde Carlos V, excepto algunos como Fernando VI que está en Santa Bárbara o Felipe V que se encuentra enterrado en La Granja.

Entre los santos enterrados en Madrid, se encuentran San Isidro en la catedral que lleva su nombre; el padre Rubio, en San Francisco de Borja; y Santa Maravillas de Jesús, en el Convento de las Carmelitas de la Aldehuela.

En el resto de España, Bárcena ha destacado la Catedral de Toledo donde está enterrado Don Álvaro de Luna y La Cartuja de Miraflores, en Burgos, donde se encuentran el padre de Isabel la Católica y su hermano.