Los proveedores de la Junta podrán presentar las facturas de hasta 5.000 euros en papel

Facturas, morosidad

Los proveedores de la Junta de Castilla y León podrán presentar en papel las facturas de hasta 5.000 euros, una medida que será efectiva a partir de la próxima semana para que las empresas, en especial las de menor tamaño y los autónomos, puedan tramitar sus documentos de cobro de manera sencilla.

Así lo ha explicado la Junta, tras la decisión del Gobierno autonómico de hacer uso de la posibilidad legal de hacer una excepción en la regulación de la Ley que impulsó de la factura electrónica para facilitar los trámites a aquellas empresas o autónomos que contratan obras o servicios con la Administración de Castilla y León pero carecen de los medios o la formación necesaria para elaborar facturas en ese formato.

En concreto y en virtud del cambio normativo acordado este jueves, todos los proveedores, sea cual sea su forma jurídica, estarán exentos de la obligación de presentar documentos al cobro de hasta 5.000 euros de manera electrónica.

"Con ello se les concede un margen de tiempo adicional para adaptarse a esta tecnología, de modo que puedan usarla en un futuro próximo y beneficiarse de sus ventajas", ha significado la Junta, que ha destacado entre esas ventajas "un relevante ahorro de tiempo y dinero asociado a la facilidad en la gestión".

Del mismo modo, ha insistido en que las nuevas tecnologías permiten a los interesados acceder al estado de tramitación del expediente "al mismo tiempo que asegura una mayor agilidad administrativa, que redunda en la disminución de los plazos de pago".

Según ha recordado, la Junta tiene en funcionamiento desde comienzos de 2013 el sistema informático que hace posible la recepción de facturas electrónicas. A diferencia de lo que ocurre con herramientas similares de otras administraciones, para beneficiarse de este servicio de la Consejería de Hacienda no es preciso disponer de certificado electrónico, sino que basta con inscribirse como proveedor en un registro creado al efecto.

La Intervención General de Castilla y León gestionó 542.990 facturas de suministradores de bienes o servicios en 2014, de las que 17.554, el 3,2 por ciento, se presentaron a través de la Plataforma de Facturación Electrónica. "Ese porcentaje ha crecido de manera exponencial en lo que va de 2015, puesto que de los 31.988 documentos de este tipo que se han tramitado han llegado telemáticamente 6.293, el 19,7 por ciento del total", ha detallado.