Los príncipes también lloran

El principe Harry se deshizo en lágrimas al recibir, de manos de una soldado, la chapa de un compañero que murió en 2012 en combate. La cabo Kristie insistió en dársela durante un acto al que la joven asistió retrasando una operación en la que se le ampurará una pierna.

El príncipe Harry, emocionado. El hermano del príncipe Guillermo ha vivido un día muy especial, uno de esos que quedarán en su memoria para siempre. El hijo de Carlos de Inglaterra se reunió en Buckingham con algunos veteranos de guerra, pero fue muy emotivo el momento en el que conoció a Kristie Ennis, que portaba un regalo muy especial: la chapa de un compañero fallecido en combate.

 

Cuando la joven le hizo entrega de su presente, Enrique de Gales no pudo contener las lágrimas y le agradeció el gesto asegurándole que no podía aceptarlo, aunque no pudo rehusar la medalla del cabo Baune, fallecido en acto de servicio en 2012, ante la insistencia de Kristie.

 

Para esta joven militar era muy importante el encuentro con el hermano del duque de Cambridge, tanto que retrasó una importante operación para hacerle entrega de la chapa de su amigo. A Ennis se le amputará una de sus piernas en los próximos días, una intervención a la que se tendría que haber sometido ya, pero que retrasó para estar presente en este acto, el final de una caminata solidaria de 72 días para recaudar fondos para los heridos de guerra.

 

 

El príncipe Harry con Kristie Ennis, mostrando la chapa del cabo Baune

 


El hijo pequeño de Diana de Gales regresaba el pasado fin de semana de su viaje a Estados Unidos, donde pudo compartir un encuentro con el presidente Obama. El joven de 31 años llegó a tiempo para disfrutar en el estadio de Twickenham de la final del Mundial de rugby, además de entregar la copa a los victoriosos All Blacks de Nueva Zelanda.

 

 
El príncipe Harry muy emocionado abraza a Kristie Ennis