Los Paradores de Castilla y León pierden más de un millón de euros en el primer año tras el ERE

(Foto: E. P.)

Los Paradores activos en Castilla y León perdieron 1,1 millones de euros en 2013, el primer año del ajuste con el que tres de ellos cerraron varios meses y en el que se despidió a 350 trabajadores de toda España.

Los establecimientos del grupo de Paradores nacionales que existen en Castilla y León perdieron en 2013 más de 1,1 millones de euros en su primer año tras el ajuste en la cadena. La medida, que afectó a 350 trabajadores que perdieron su trabajo, supuso la reducción de las fechas de apertura de tres de los establecimientos en la Comunidad, los de Puebla de Sanabria,Villafranca del Bierzo y Cervera de Pisuerga, en los que se decidió cerrar durante tres o cuatro meses.

 

Según los datos ofrecidos por el Congreso en una respuesta parlamentaria, los quince Paradores activos en Castilla y León perdieron 1.109.134 euros en 2013, el primer año del ajuste del grupo. De los quince que están abiertos al público, solo los de Ávila, Lerma, La Granja, Segovia y Zamora han ganado dinero y el resto, otros diez, arrojaron un resultado de explotación negativo. En el conjunto de España, los Paradores perdieron 19,7 millones de euros en 2013.

 

En el caso de los de Castilla y León, los resultados son los siguientesÁvila (102.773,97), Gredos (-424.587,40), Lerma (299.219,96), León-Hostal de San Marcos (-54.342,92), Villafranca del Bierzo (-505.463,56), Cervera (-114.395,67), Ciudad Rodrigo (-20.790,29), Salamanca (-267.568,29), La Granja (487.389,33), Segovia (54.817,24), Soria (-342.721,44), Tordesillas (-16.369,33), Benavente (-167.317,53), Puebla de Sanabria (-290.421,66) y Zamora (150.643,22).

 

El año pasado fue el primero de actividad tras el ajuste en el grupo, que arrastraba importantes pérdidas. En enero de 2013 se pactó un ERE para despedir a 350 personas, aunque inicialmente se había previsto que el expediente de regulación afectara a más de 600; las protestas lograron rebajar esta cifra. Sin embargo, junto al ERE se tomaron otras medidas para intentar reducir los número 'rojos' del grupo.

 

De entrada, se planteó el cierre de algunos establecimientos. Entre los inicialmente afectados por esta medida había varios de Castilla y León. Finalmente, sindicatos y dirección del grupo acordaron que el de Cervera de Pisuerga cerrará durante tres meses al año, mientras que los de Puebla de Sanabria y Villafranca del Bierzo lo harán durante un mes más. Por el contrario, se descartó el cierre de los de Benavente, Gredos y Tordesillas. El cierre temporal cada año afecta a 20 establecimientos en toda España, y no 27 como en un principio se propuso, y se hizo por períodos de tres o cuatro meses, y no cinco.