Los nuevos Reyes, entre gestos de cariño, en el balcón real

Don Felipe y Doña Letizia, han saludado desde el balcón del Palacio Real a los ciudadanos. Junto a los monarcas han estado la Princesa Leonor, la Infanta Sofía y los reyes Juan Carlos y Sofía.

Felipe VI ha sido el primero en salir al balcón a las 12.40 horas e inmediatamente después lo ha hecho Doña Letizia. Ambos han sido recibidos con gritos de 'vivan los reyes', 'Felipe, Felipe', desde la abarrotada plaza, que ha sido cerrada al público minutos antes de que se produjera el saludo porque las fuerzas de seguridad consideraban que estaba al máximo de su capacidad.

 

Las hijas de los Reyes se han incorporado después al balcón. La Princesa de Asturias se ha situado a la derecha de su padre y la Infanta Leonor a la izquierda de su madre, que no ha dejado de hacerle gestos cariñosos en todo momento.

 

Las pequeñas --que se han encaramado a la balaustrada para poder ver mejor-- han saludado al público con naturalidad, mientras trataban de protegerse del sol, y los reyes se han dado un beso, mientras Don Felipe cogía de la cintura a la nueva reina.

 

BESOS AL REY JUAN CARLOS

 

Un minuto después han salido al balcón Don Juan Carlos y Doña Sofía. El nuevo monarca ha recibido con un beso a su padre y Doña Letizia ha dejado su lugar y se ha dirigido también a besar a su suegro. El mismo gesto lo ha tenido la reina Sofía, que ha besado en la mejilla a su marido y después ha saludado cariñosa a sus nietas.

 

Los reyes Juan Carlos y Sofía han permanecido durante un minuto en el balcón, en el que después han dejado a Don Felipe y Doña Letizia y sus hijas. Los nuevos monarcas han vuelto a intercambiar un beso cariñoso en la mejilla y después se han quedado solos de nuevo en el balcón, una vez la princesa y la infanta han bajado de la balaustrada y han entrado en el Palacio.

 

Ambos se han despedido juntos de los ciudadanos, pero el Rey ha sido el último en dejar el balcón, tras un saludo que se ha prolongado durante algo más de cuatro minutos y en el que el público no ha dejado de aplaudir y vitorear al nuevo monarca. Felipe VI ha correspondido al cariño de la gente en varias ocasiones llevándose la mano derecha al corazón.