Los neandertales podrían haber disfrutado también de una dieta omnívora

El concepto popular del Neanderthal como un carnívoro puede cambiar, puesto que pudo haber tenido una dieta más variada que también incluía productos de las plantas, según revela un nuevo estudio llevado a cabo en el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), en Cambridge, Massachusetts, Estados Unidos.

Los científicos del MIT, junto con expertos de la Universidad de La Laguna, en Tenerife, identificaron restos fecales humanos en El Salt, en la provincia de Alicante, un sitio conocido de la ocupación neandertal en España que se remonta a hace 50.000 años, y analizaron en ellas la presencia de versiones metabolizadas de colesterol de origen animal, así como fitosteroles, un compuesto similar al colesterol que se encuentra en las plantas.

 

Aunque todas las muestras contenían signos de consumo de carne, dos muestras presentaron rastros de plantas, lo que se trata de la primera evidencia directa de que los neandertales podrían haber disfrutado de una dieta omnívora. "Hemos pasado por diferentes fases en nuestra interpretación de los neandertales", afirma una estudiante graduada en la Universidad de La Laguna que dirigió el análisis como estudiante visitante en el MIT, Ainara Sistiaga, quien detalla la investigación en la revista 'Plos One'.

 

"Es importante entender todos los aspectos de por qué la humanidad ha llegado a dominar el planeta como lo hace", añade el coautor Roger Summons, profesor de Geobiología en el Departamento de Ciencias de la Tierra, Atmosféricas y Planetarias del MIT. "Mucho de eso tiene que ver con la mejora de la nutrición con el tiempo", adelanta.

 

Aunque los científicos han tratado de reconstruir la dieta neandertal, mucha de la evidencia no ha sido concluyente. Por ejemplo, los expertos han analizado isótopos de carbono y nitrógeno en fragmentos óseos, signos de que los neandertales pudieron consumir cierta presas, como cerdos en lugar de vacas, pero estos datos isotópicos sólo distinguen entre las fuentes de proteína, subestimando la ingesta de plantas, y muestran al hombre de Neanderthal como exclusivamente carnívoro.

 

Otros científicos han identificado recientemente microfósiles vegetales atrapados en los dientes neandertales, un hallazgo que sugiere que esta especie puede haber llevado un estilo de vida más complejo, cosechando y cocinando una gran variedad de plantas, además de comer presas de caza. Pero Sistiaga dice que también es posible que los neandertales no comieran directamente a las plantas, sino que las consumieran a través de su presencia en el estómago de sus presas, dejando rastros de plantas en sus dientes.