Los móviles provocan estos problemas de salud y así puedes evitarlos

Suciedad móvil

Quizás no te descubrimos nada nuevo si te decimos que los móviles pueden causar problemas en tu salud, pero, como ocurre muchas veces, aunque somos conscientes de la realidad no siempre actuamos en consecuencia.

El móvil innegablemente se ha convertido en nuestro gran compañero de trabajo, de confesiones, de juergas, un amigo inseparable que nos acompaña día y noche, en las buenas y en las malas, pero su uso -y abuso- puede ser el causante de más de un dolor de cabeza, de nuestro estrés, del malhumor, o incluso de ciertas molestias de ojos, de la caída de pelo, etc. Todos, al fin y al cabo, problemas de salud que a los que tenemos que ponerles remedio.

 

DOLORES DE CABEZA Y ESPALDA

 

Que levante la mano el que nunca va por la calle andando y mirando el móvil a la vez. Usar el teléfono de este modo puede llegar a producirnos neuralgia occipital, dicen los expertos. Comenzaríamos por notar dolores y molestias localizadas de origen cervical, que vendrían sobre todo por inclinar la cabeza por mirar la pantalla y eso empeoraría en algunos casos llegando a la neuralgia occipital.

 

El problema está en que al inclinar la cabeza se produce una presión muy intensa en las partes delantera y trasera del cuello, de modo que los nervios occipitales, que van desde la parte superior de la médula espinal hasta el cuero cabelludo, se inflaman o dañan.

 

La solución: adoptar otra postura. Lo conveniente sería elevar el móvil o tableta a la altura de nuestros ojos y por supuesto cambiar la postura cada hora y no abusar de los dispositivos móviles, porque todo en exceso es malo.

 

El aumento de los casos de dolores de cabeza relacionados con las tensiones en el cuello provocados por la mala postura a la hora de mirar la pantalla del teléfono ya es un hecho, según los expertos.

 

ESTRÉS

 

Es importante no estar pendiente del móvil si trabajamos mucho con él en los momentos de asueto. Vamos a disfrutar de la familia, de los amigos, del agua del sol... y no estemos pendientes de los emails, WhatsApps, mensajes de Facebooks, de subir fotos a Instagram... El sonido de las llamadas, de las alarmas y alertas, los recordatorios, etc. Todo es estrés.

 

RIESGOS PARA EL SISTEMA INMUNOLÓGICO

 

El uso de teléfonos móviles puede tener efectos negativos en tu sistema inmunológico. Las bacterias que se acumulan durante el día en los dispositivos no dejan de ser gérmenes que pueden afectar a nuestro organismo, por eso es fundamental limpiar nuestro dispositivos y siempre lavarnos las manos después de manipular un móvil si vamos a comer, por ejemplo. Es una de las mejores vías para mantenerse saludable.

 

PROBLEMAS DE VISIÓN

 

Te acuerdas cuando tus padres te decían que no te acercases tanto a la tele que te iban a poner gafas, pues si tu madre viese ahora el tiempo que pasas mirando el móvil y a la distancia a la que lo haces te te tendría la oreja del tamaño de la cabeza.

 

Porque sí, miramos el teléfono muy de cerca, tanto que parece que lo vamos a besar o a caernos dentro, y esto, cómo no, nos puede traer problemas a la larga, problemas de visión.

 

Leemos mensajes diminutos, forzamos la vista y acabamos por fatigarnos. Siempre que puedas utiliza el zoom del teléfono para agrandar las letras, intenta descasar y evita mirar los dispositivos por la noche.