Los mineros no regresarán al Pozo Emilio (León) ni en el turno de noche del lunes ni el martes por la mañana

Los técnicos de la Comisión Regional de Minería han decido posponer el inicio de actividad, que se decidirá en una nueva reunión mañana


LEÓN, 4 (EUROPA PRESS)

Los mineros no regresarán, al menos por el momento, al trabajo en el Pozo Emilio del Valle, ubicado en Santa Lucía de Gordón (León), ni en el turno que comienza esta medianoche, ni en el siguiente, programado para las 8.00 horas del martes.

Así lo han decidido los técnicos de la Comisión Regional de Minería, que este lunes han accedido al interior de la explotación minera para realizar la primera exploración tras el escape de gas grisú que ocurrió el pasado lunes y que provocó la muerte de seis mineros.

Durante la mañana de este martes se celebrará otra reunión entre los representantes de los trabajadores y de la Hullera Vasco-Leonesa, propietaria de la mina, y los técnicos encargados de la investigación en la que se decidirá la incorporación al trabajo de los mineros a los macizos cinco y nueve, que no fueron afectados por el siniestro.

Un regreso que se producirá "pronto" ya que según las primeras investigaciones "los técnicos avalan que se puede trabajar", han asegurado fuentes de la empresa.

Donde no se va a continuar con la actividad a corto plazo es el macizo siete, lugar en el que se produjo el accidente, que permanece "cerrado por completo" y en el que únicamente se están realizando "labores de ventilación y mantenimiento efectuadas por responsables de la Brigada de Salvamento", ha explicado el representante de CC.OO. en el Comité de Empresa José Enrique Porto.

CAUSAS DEL ESCAPE

En cuanto a las causas que provocaron el escape de gas grisú, Porto ha indicado que es "muy repentino" hacer ninguna hipótesis y que hay que llevar a cabo una investigación "muy exhaustiva" en la que hay que "recabar mucha información y datos y hablar con mucha gente" para que se conozcan "al cien por cien" los motivos del accidente.

En este sentido, ha informado de que la empresa propietaria de la explotación ha alegado que pudo producirse "una subida repentina muy fuerte de grisú", pero no ha querido valorar esta información "hasta que no avance la investigación".