Los más de 90 atrapados en Pozazal que han pasado la noche en Aguilar continuarán en la localidad hasta reabrir la A-67

Las más de 90 personas que quedaron ayer miércoles atrapadas en el puerto de Pozazal (Cantabria), al límite con la provincia de Palencia, y que han pasado la noche en Aguilar de Campoo tras ser rescatados por la Unidad Militar de Emergencias (UME), van a permanecer en la localidad palentina hasta que se reabra al tráfico la autovía A-67.

El centro de Coordinación Operativo (CECOP) se ha reunido hoy jueves en la capital palentina con motivo de la activación del nivel 1 del Plan de Protección Ciudadana para conocer la situación y tomar las decisiones oportunas para que las personas afectadas por el temporal estén correctamente atendidas.

 

Así, el delegado de la Junta en Palencia, Luis Domingo González, ha indicado que la UME "sigue trabajando en la A-67 y en la antigua N-611" para intentar abrir camino, mientras que la Unidad de Apoyo Logístico de la Junta de Castilla y León está limpiando de urgencia el acceso a los pantanos de Camporredondo y Compuerto, ante una posible crecida de los mismos y accediendo hasta una nave agrícola de Otero de Guardo que se ha derrumbado.

 

Asimismo, González ha afirmado que a corto plazo "no está previsto que la A-67 se pueda abrir de inmediato" y que continúa cortada a la altura de Santillana de Campos, a partir del kilómetro 50.

 

Aunque en un principio las previsiones apuntaban a que hoy podría haberse abierto, el aumento del frío, "a pesar de que disminuyan las precipitaciones", va a hacer que aparezca el hielo, lo que va a dificultar que se pueda limpiar la autovía.

 

Ante estas previsiones, las 43 personas que han pasado la noche en el colegio Infantil de Castilla y León, las cerca de 20 que han hecho lo propio en el de San Gregorio y las casi 30 que han pernoctado en la Escuela de Música en Aguilar "van a permanecer allí hasta que la vía se abra".

 

Por otra parte, seis localidades del norte, Camporredondo, Cardaño de Arriba y de Abajo, Alba de los Cardaños, La Lastra, Triollo y Vidrieros, llevan sin suministro eléctrico desde ayer miércoles a las 22.30 horas, lo que puede afectar a una población de alrededor de 150 personas como máximo.

 

En este sentido, el delegado de la Junta ha aseverado que todo el norte de la provincia "está bien atendido" y que si fuera necesario se abrirían sendas para atender urgencias médicas o cualquier otra situación de necesidad grave.

Noticias relacionadas