Los lobos vuelven a atacar en Diego Álvaro matando a un ternero

Ternero muerto por un ataque de lobos en Diego Álvaro

La Alianza UPA-COAG exige a la Administración regional que demuestre sentido común y que anteponga en sus políticas los derechos de los ganaderos sobre los de los lobos “porque los únicos que están en peligro de extinción actualmente son los productores”.

La Alianza UPA-COAG de Ávila denuncia un nuevo ataque de lobos en nuestra provincia en las últimas horas. El suceso ha tenido lugar en el término municipal de Diego Álvaro con la muerte de un ternero de quince días.

 

Se trata del quinto ataque sufrido por el mismo ganadero en este término municipal, y tras la denuncia del afectado, los técnicos de Medio Ambiente han constatado en el informe correspondiente que se trata de un ataque de lobos.

 

Esta organización reclama actuaciones firmes por parte de la Junta de Castilla y León, puesto que de lo contrario la ganadería extensiva en nuestra provincia, como se está demostrando en estos últimos días con ataques cada vez más frecuentes, acabará desapareciendo ante el acoso cada vez más  extremo de los lobos.

 

En este sentido, consideran que en las zonas con altos niveles de conflictividad entre ganaderos y lobos es incompatible ambas presencias. Por eso, La Alianza exige a la Consejería de Medio Ambiente "que demuestre sentido común y que su apuesta sea decidida por anteponer la figura del hombre, en este caso del ganadero,  a la del animal". “Los que están en peligro de extinción son los  ganaderos, por lo que es a los productores a los que debe defender la Junta de Castilla y León”.

 

Recuerdan que el Gobierno regional debe asumir los daños provocados por esta especie salvaje al sur del Duero (provincia de Ávila) tras la sentencia firme del Tribunal Supremo del 2013 ganada por nuestra organización agraria, y en la que se obliga a la Junta de Castilla y León  desde entonces a indemnizar los daños vía patrimonial.

 

En este sentido, piden que las indemnizaciones sean rápidas y ajustadas al daño ocasionado, y que no se demoren en el tiempo tantos meses tal y como está ocurriendo actualmente.