Los 'Laso Boys' golpean al Maccabi y logran ventaja en cuartos

A la vuelta de vestuarios, el Real Madrid encauzó un parcial de 11-4 que desvaneció los anhelos del Maccabi en su afán por buscar el volteo.

 

FICHA DEL PARTIDO

 

REAL MADRID: Llull (11), Rudy Fernández (9), Carroll (18), Ayón (11) y Reyes (16) --cinco inicial--; Sergio Rodríguez (4), Nocioni (6), Maciulis (6), Bourousis (2), Rivers (-) y Slaughter (3).

  

MACCABI ELECTRA TEL AVIV: Pargo (14), Linhart (3), Smith (12), Randle (17) y Schortsanitis (3) --cinco inicial--; Tyus (6), Cohen (2), Haynes (6), Ohayon (-) y Alexander (12).

  

PARCIALES: 27-13, 19-27, 20-14 y 20-21.

  

ÁRBITROS: Christodoulou (GRE), Ankarali (TUR) y Boltauzer (ESL). Eliminaron a Randle y Alexander por parte del Maccabi Electra Tel Aviv.

   --PABELLÓN: Barclaycard Center, 12.183 espectadores.

El Real Madrid se ha asegurado la ventaja de campo para el 'play-off' de cuartos de final en la Euroliga, después de vencer al Maccabi Electra Tel Aviv (86-75) en la duodécima jornada del 'Top 16', y tras un partido en el que destacó el escolta madridista Jaycee Carroll con su aportación de 18 puntos.

  

Con este resultado, los merengues consiguieron su décima victoria en la segunda fase del torneo continental, ganándose un balance muy positivo (10-2) en la primera posición del grupo E. Al mismo tiempo, los jugadores entrenados por Pablo Laso recobraron la senda del triunfo que habían extraviado en la jornada anterior, cayendo contra el Panathinaikos en Atenas.

  

A unos pocos minutos de iniciarse el duelo, el propio Laso remarcó los estiletes ofensivos de su rival. "Tenemos que estar atentos a Devin Smith, 'Big Sofo' y Jeremy Pargo", reconocía el técnico ante los micrófonos de Canal+. Y así que lo entendieron sus pupilos, quienes dominaron los primeros compases con el poderío de sus pívots.

  

Gustavo Ayón y Felipe Reyes firmaron las primeras arremetidas locales, auspiciadas por un triple de Sergio Llull que puso el 11-4 en el marcador. El estirón madridista se alargó aún más con otra canasta de tres puntos obra de Carroll, que consumó el segundo momento álgido de un primer cuarto que se cerró con un canastón del escolta Rudy Fernández sobre la bocina.

  

La notable ventaja blanca se establecía con un resultado de 27-13 tras los 10 minutos inaugurales, donde el Maccabi Tel Aviv mostraba un despliegue ofensivo algo taciturno. Escaso bagaje de los Smith, Schortsanitis, Pargo y compañía, que en cambio sí modificaron su rendimiento en el siguiente periodo para equilibrar la contienda.

  

Ese segundo cuarto arrancó con un parcial visitante de 2-9, pasando a un marcador de 29-22 que presagiaba mayor pelea hasta el descanso. A trancas y barrancas, los israelíes aguantaban los arreones de Carroll, Rudy y el resto del armamento merengue desde lejana distancia. La labor de ambos jugadores fue importante para alcanzar el descanso por encima en el electrónico del pabellón Barclaycard Center (46-40).

 

EL MADRID DESPIERTA TRAS EL DESCANSO

  

A la vuelta de vestuarios, los 'Laso Boys' encauzaron un parcial de 11-4 que desvaneció los anhelos del Maccabi en su afán por buscar el volteo. Brian Randle recogió el testigo de un Pargo más apagado, guiando un amago de remontada visitante que terminó por no cuajar. El Real Madrid logró abrochar el tercer periodo con 20-14 a su favor, poniendo así terreno de por medio.

  

El cuarto definitivo, menos rimbombante que los anteriores, no empañó los guarismos del equipo madrileño, que certificó la victoria por un resultado de 86-75 y sin demasiados sobresaltos. Es cierto que, por momentos, los asistentes del abarrotado Barclaycard Center no disfrutaron del vistoso juego de su equipo; pero también es verdad que el Real Madrid dejó destellos de candidato al título, y justo ante su verdugo en la final de la pasada edición de la Euroliga.

  

En mayo de 2014, el Maccabi dio la vuelta al papel de favorito con el que contaban los merengues. Pero el Real Madrid volvió a quedarse con la miel en los labios por segundo año consecutivo, lo que supuso una gran decepción entre la afición blanca, que este viernes saboreó cierta venganza. Por si fuera poco, el equipo de Laso también halló redención a la derrota sufrida en Tel Aviv durante la quinta jornada del presente 'Top 16' (90-86).

  

En ese duelo de Israel, Schortsanitis impuso su abrumadora corpulencia (17 puntos, 8 rebotes) para revivir un fantasma muy reciente. Pero esta ocasión, su pobre estadística (3 puntos, 3 rebotes) condicionó la mala imagen expuesta por un Maccabi que sale de la capital de España con balance positivo de encuentros (7-5) pero sin poder amarrar por completo la tercera plaza de grupo.